Share this:

" />
Aguiar piensa que la OEA derogó la Carta Democrática

REYES THEIS |  EL UNIVERSAL lunes 17 de marzo de 2014

Screen Shot 2014-03-17 at 7.33.43 AMExjuez de Corte IDH cuestionó opinión de Insulza sobre crisis en Venezuela

La resolución del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) del pasado 7 de marzo sobre la situación en Venezuela significa, a juicio del exjuez de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, Asdrúbal Aguiar, “la derogación, de hecho, de la Carta Democrática Interamericana”.

Explica que es evidente que la situación que atraviesa Venezuela está afectando uno de los elementos de la democracia que es el respeto y la garantía de los derechos humanos por parte del Estado.

La resolución estableció el respeto de la OEA “al principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados y su compromiso con la defensa de la institucionalidad democrática” en el país.

“La Carta parte del principio de que un Estado no puede alegar el principio de la no intervención para cubrirse y provocar violaciones generalizadas y sistemáticas de los derechos humanos”, explicó Aguiar.

Recordó que ese fue el argumento que usó en Nicaragua Anastasio Somoza, cuando se producía su confrontación final con el sandinismo en el año 1979 y comienzos del 80.

“Ante ese hecho, la propia Asamblea General en reunión de sus cancilleres, dijo que no se podía tremolar la soberanía para ocultar tras ellas violaciones sistemáticas a los DDHH”, expuso.

Señaló que la resolución de la OEA devuelve la situación al orden interno venezolano y saca las manos del tema. “Ahí se ve la falta de voluntad política, sobre todo del secretario general (José Miguel Insulza), quien tiene un rol de liderazgo en estas circunstancias”, dijo.

Sobre lo planteado por Insulza, quien declaró el jueves que en ese bloque “se determinó que lo de Venezuela no afectaba a la democracia”, el exjuex de la Corte IDH señaló que “muestra o una predisposición ideológica a no asumir la validez de la Carta; una ignorancia de parte de él; o que está situado en la OEA de comienzos de los años 60, donde solo se condenaba un atentado contra la democracia por un golpe de Estado como consecuencia de actividades cuartelarias”.