ALFREDO MEZA / CÉSAR BATIZ | La venganza más célebre del exilio se llama dolar today
ARMANDO INFO
Viernes 21 de Agosto de 2015

La identidad de los propietarios del sitio web más denostado por el gobierno es uno de los misterios más fascinantes de la Venezuela del control de cambio

 | 

TalCual

DolarToday nació en marzo de 2010. Faltaban dos meses para que el presidente Hugo Chávez ilegalizara las transacciones con el dólar paralelo a través de las casas de bolsa. En medio del rígido control de cambio establecido por el gobierno en febrero de 2003, empresarios y particulares acudían al mercado bursátil venezolano para adquirir los dólares que no recibían de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), ente encargado de manejar el régimen de control de cambio. Las casas de bolsa ofrecían bonos al portador denominados en dólares que se podían cancelar con bolívares, y que luego eran negociados en los mercados financieros. De esta transacción surgía un tipo de cambio implícito que se deriva de dividir todos los bolívares gastados (que incluye el precio del bono, más comisiones y otros gastos financieros) y los dólares obtenidos en la venta.

Por sugerencia del entonces ministro de Planificación, Jorge Giordani, se ilegalizó ese mercado.

El gobierno iniciaba entonces el largo viaje que ha culminado en el establecimiento del precio de venta justo. Se aprobó una Ley de Ilícitos Cambiarios que prohibía divulgar la cotización de la moneda estadounidense a través de los medios de comunicación y castigaba a quien lo hiciera con pena de hasta siete años de cárcel. Al dólar se le llamaba en clave El innombrable.

Las páginas como DolarToday se convirtieron entonces en la única referencia para informarse de esa cotización y establecieron su propia fórmula para calcularlo: toman el precio que se obtiene por un dólar en la frontera de Colombia con Venezuela y lo dividen entre los pesos colombianos que se reciben a cambio de un bolívar. Al resultado se le suma una comisión por el tipo de operación (transferencia o en efectivo).

Muchas de las páginas que competían con DolarToday fueron bloqueadas por el gobierno y nunca más salieron al aire, pero este website porfió en buscar la forma de burlar la censura que intenta imponer la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Y lo logró. Se apuntaron en las redes sociales y abrieron perfiles en las compañías más conocidas, donde colocan el enlace no bloqueado por el gobierno. Quizás sea esa persistencia lo que los haya llevado a convertirse en una marca reconocida.

El presidente Maduro ha prometido en público poner tras las rejas a los dueños de DolarToday.

Desde 2010 Conatel ha buscado la forma de impedir que la información del portal llegue a Venezuela.

Las empresas que ofrecen el servicio de internet en el país reciben casi a diario instrucciones del organismo regulador para bloquear todas aquellas páginas que el gobierno considera que transmiten contenido nocivo para sus intereses. El pasado 30 de julio en la tarde, por ejemplo, se ordenó a estas compañías sacar unos ocho dominios, aunque ninguno de ellos estaba relacionado con DolarToday.

Una de las labores de los funcionarios de Conatel es buscar la forma de impedir que se sepa cuánto vale el dólar no controlado por el gobierno.

Los socios reservaron el nombre a través de la empresa registradora de dominios Godaddy. DolarToday está alojado en el servidor de Amazon que le permite migrar a otros servidores cada vez que son atacados desde Venezuela o cualquier parte del mundo, o se les intenta bloquear. Es el gato jadeante persiguiendo a un ratón escurridizo.

En octubre de 2013 DolarToday contrató al actor venezolano Orlando Urdaneta como su editor en jefe. El portal ya para entonces era el sitio predilecto para consultar el precio del dólar paralelo. Los dueños querían que Urdaneta retomara la idea del programa Titulares de mañana, que transmitió Globovisión entre 2001 y 2003 a las diez de la noche. “Sí, yo trabajé con ellos”, confirma el actor vía telefónica desde Estados Unidos. “Pero meses después tuve que mudarme temporalmente de Miami y la logística de DolarToday no permitió que siguiéramos haciendo el programa”.

Un allegado a la producción tiene otra versión.

Urdaneta no preparaba con rigor sus intervenciones, llegaba tarde a las grabaciones y el programa carecía del atractivo que tuvo en su versión de televisión. Con los meses, cansados de esta situación, los directivos de DolarToday decidió entregar la oficina donde se grababa el micro y vendió los equipos que había comprado.

La diferencia surgida entre ambos, sin embargo, no es excusa para revelar la identidad de sus antiguos socios. “Estamos en la misma lucha. Ellos y yo combatimos a la casa matriz de la maldad, que tiene su sede en Caracas”, afirma Urdaneta.

LOS VERDADEROS DUEÑOS  Pero, ¿quiénes son esos dueños? Un aura de mito ya los rodea. El Gobierno ha insistido en mencionar, por extravío o estrategia deliberada, a algunos banqueros venezolanos exiliados en Florida como los responsables del sitio. Es un equívoco, una flecha al aire que los mismos manejadores de DolarToday alientan para despistar a quienes les persigan con cualquier intención.

Los dueños de DolarToday no son banqueros prófugos, sino tres acérrimos opositores de la autodenominada Revolución Bolivariana sin relación con la banca, según ha quedado establecido en documentos consultados en Estados Unidos y en varias entrevistas con personas relacionadas con el portal. Todos vivieron en el país hasta que consideraron que sus vidas estaban en riesgo por la actividad que desarrollaban.

En la oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos, una dependencia del Departamento de Comercio, los verdaderos propietarios de DolarToday LLC registraron el logo y el diseño que identifica a la página en las redes sociales. A los interesados en proteger esa clase de creaciones se les solicita que escriban la dirección donde reside el dueño de la compañía y el estado o el país donde fue registrada.

Los dueños colocaron la dirección de una vivienda residencial en un estado del sur de Estados Unidos y afirmaron que la compañía estaba registrada en Delaware, un paraíso fiscal de Estados Unidos, para ocultar los datos.

Screen Shot 2015-08-22 at 9.12.56 PMLa petición de reserva de la creación fue firmada por Gustavo Díaz, quien se identificó como director de DolarToday LLC.

Las indagaciones permiten determinar que se trata de Gustavo Alberto Díaz Vivas, egresado en el puesto 75 de la Academia Militar de Venezuela como subteniente en julio de 1979. Un enemigo a ultranza del régimen chavista desde sus inicios y un férreo opositor de todas las iniciativas que promovió su líder, Hugo Chávez, en 1999 para asumir poderes plenos para cambiar la Constitución de 1961.

Díaz Vivas fue designado subjefe de la Casa Militar del gobierno de facto del empresario Pedro Carmona Estanga, que tuvo una brevísima gestión tras desalojar a Chávez del poder por solo 47 horas entre el 11 y el 13 de abril de 2002. Sus otros socios en el portal son Iván Lozada Salas, un extrabajador de la telefónica Cantv, y el primo de este, Jesús Enrique Altuve Lozada, responsable de proteger el sitio de los ataques de los piratas informáticos.

De Lozada Salas no se conoce mucho. Antiguos compañeros de trabajo aseguran que Lozada Salas descubrió el supuesto fraude cometido por el gobierno en el referendo revocatorio que confirmó a Hugo Chávez como presidente de la República Bolivariana de Venezuela en agosto de 2004, y que por esa razón tuvo que huir del país.

Jesús Enrique Altuve Lozada, el tercer socio, trabajó como empleado por última vez en Venezuela con la empresa Terra Networks, de la que se retiró a principios de 2003. Desde entonces no cotiza en el seguro social.

Hoy vive en la costa este de Estados Unidos.

Díaz Vivas es el militar que sale detrás del entonces presidente de Carmona Estanga en la histórica foto del momento de la juramentación. Muchos años después Díaz Vivas atribuyó su presencia como escudero del líder empresarial a la improvisación y a las condiciones en las que se produjo el golpe de Estado. Un oficial superior le había dado la orden de pararse ahí. En su libro Mi testimonio ante la historia, Carmona Estanga asegura que conoció a Díaz Vivas por intermedio del padre de éste, el contralmirante Manuel Díaz Ugueto, quien durante el primer gobierno de Rafael Caldera (1969-1974) fue el jefe de la escolta presidencial.

Después de unirse al grupo de altos oficiales que tomó la plaza Altamira entre octubre de 2002 y febrero de 2003, el fracasado movimiento de generales sin tropa que desconoció al gobierno de Hugo Chávez, Díaz Vivas se vinculó a quienes dirigieron el paro petrolero de finales de aquel 2002.

Después trabajó para varias empresas privadas hasta que el 17 de junio de 2005, mientras se desempeñaba en un cargo gerencial de la automotriz Nissan en Valencia, en el centro de Venezuela, su vehículo estalló en un estacionamiento cercano al edificio Las Fundaciones, en la avenida Andrés Bello de Caracas, donde tenía su oficina. Un testigo vio un sobre de manila humeante debajo de la carrocería. La policía científica venezolana dijo entonces que el explosivo era de bajo poder.

Era el segundo explosivo que detonaba aquel día. Con la explosión, que Díaz Vivas atribuyó a un plan frustrado del Sebin, la policía política venezolana, para asesinarlo, Díaz Vivas decidió emigrar a Estados Unidos, donde reside desde el 22 de junio de 2005. Sería la penúltima vez que su nombre saldría entre los titulares de la prensa venezolana. Screen Shot 2015-08-22 at 9.15.50 PM

Díaz Vivas es hoy ciudadano estadounidense y está empleado a cambio de un sueldo de 12.86 dólares por hora en una tienda ferretera de autoservicio. Han sido años difíciles para él porque perdió su carrera militar por sus actividades conspirativas ­y fue dado de baja en noviembre de 2003­ y también se separó de su primera esposa y se volvió a divorciar de su segunda mujer. Solo la popularidad de DolarToday, una cuenta en Twitter que fundó en mayo de 2010 para informar del precio del dólar en Cúcuta, que luego se convirtió en 2012 en un website dedicado a publicar, con poco o ningún rigor periodístico, toda aquella información contraria al gobierno, le ha devuelto la alegría en el destierro.

Este reportaje es producto de una alianza entre Armando.info, Poderopedia Venezuela y El Pitazo TV