ALICIA HERNÁNDEZ @por_puesto | Las cuentas pendientes de Inesita Terrible con Mario Silva
ARMANDOinfoScreen Shot 2015-08-01 at 12.11.15 PMARMANDO INFO
Viernes 31 de Julio de 2015
|TalCual

Screen Shot 2015-08-01 at 12.12.59 PMLa tuitera zuliana, que lleva más de nueve meses presa en la policía política, se ganó la saña del oficialismo con su espíritu independiente y varios encontronazos virtuales en las redes sociales con la farándula revolucionaria de VTV

Marisol es hermana de Inés y, desde que esta última cayó en prisión, es vocera de su causa. De los tres hermanos González Arraga, es la del medio; Inés, la mayor. Inés y Marisol apenas se llevan un año. Hicieron juntas la Primera Comunión. Se parecen bastante, sólo que Inés es de pelo moreno y Marisol lo tiene más claro.

“Ninguno de los delitos que le imputaron a mi hermana aplica para lo que ella hizo, que fue expresarse en Twitter”.

Instigación pública, ultraje a funcionario público y ultraje violento. Así le dijeron el 7 de octubre en la audiencia de presentación, luego de que la detuvieran el 4 de octubre.

También que su sitio de reclusión dejaría de ser la sede del Sebin en Maracaibo y la trasladarían al Helicoide, en Caracas, sede alterna del organismo de seguridad en la capital de Venezuela.

Después del sonado asesinato del diputado por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Robert Serra, que ocurrió en el barrio capitalino de La Pastora en octubre de 2014, Inés González publicó desde su cuenta @inesitaterrible varios tuits en alusión al difunto. “Robert Serra, le dieron `legado’. Paz a sus víctimas”. O: “A los tiranos se les da de baja, no es odio, es justicia. Robert Serra no era inocente como nuestros gloriosos estudiantes, no comparen”. “Ella pidió disculpas si había ofendido la memoria del hijo fallecido”, defiende Marisol. Puntualiza a cada rato que no está tipificado el delito de opinión y mucho menos de un modo que amerite la prisión.

Pero igual está encarcelada desde el 4 de octubre de 2014.

Se le aplicó el artículo 285 del Código Penal (apología al delito). Fue sentenciada sin juicio. Una fuente que pidió mantener el anonimato cuenta que los primeros abogados de Inés, del Foro Penal Venezolano, dejaron el caso porque ella, en un momento de debilidad y bajón emocional, se declaró culpable en la audiencia de presentación.

Inés padece endometriosis, una enfermedad por la que el tejido uterino se implanta en otras partes del organismo.

Durante la menstruación se producen grandes dolores, insoportables en ocasiones, pero hasta ir al baño puede convertirse en un sufrimiento. No es el único rigor que la aqueja en el cautiverio. Este pasado fin de semana, su hermana denunció que había sido golpeada por funcionarias del Sebin.

Marisol cree que si Inés hubiera robado un banco, ya estaría en la calle.

Pero es un caso de libertad de expresión. “En mal momento lanzó sus tuits como una venezolana indignada. Los patriotas cooperantes la acusaron y la entregaron”, dice, en referencia al término que el chavismo gubernamental ha acuñado para destacar a sus informantes o soplones. Está segura de que le hacían seguimiento hace mucho tiempo.

El seguimiento, junto a la ojeriza del oficialismo, tal vez se los ganó Inesita por un par de incidentes que tuvo en las redes con figuras importantes de la farándula revolucionaria de VTV. A una de ellas, Mario Silva, el conductor del espacio La Hojilla, Inés llegaría a denunciarla ante la policía judicial bajo la acusación de que había mandado a matar a uno de sus propios guardaespaldas. Inés tiene una cabeza privilegiada. Se graduó de Química en la Universidad del Zulia (LUZ), hizo una maestría en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) y un PhD de Química Cuántica por la Universidad de Ohio (Estados Unidos).

Siempre ha sido muy activa en Twitter. En 2010 la guerrilla comunicacional aún no la identificaba como enemiga y su cuenta antigua, @igonzalezarraga, mostraba apoyo al entonces presidente Hugo Chávez.: “@luistascon entiende Tascón…Chávez además de locos los tiene impotentes!!”.  A Patricia Janiot, la narradora colombiana de noticias de CNN en Español, también la increpó: “En #Venezuela es gratis la atención médica”. Hasta le llegó a escribir a sus futuros contrincantes, Jorge Amorín y Mario Silva, para conseguir que Chávez ofreciera explicaciones por haber quitado a Eduardo Samán como ministro de Comercio. Pero, aunque se mostrara afín a la Revolución, nunca se ahorró críticas.

Era y es un espíritu independiente.

Cuando volvió de Estados Unidos, trabajó en Pdvsa. “Asume un cargo bien importante”, cuenta Igor Alcalá, novio de Inés González Arraga entre 2010 y 2011. “Pero comienza a darse cuenta de que hay una descomposición, que ella fiscalizaba algo, pero había otras operaciones por detrás”.

No fue, sin embargo, lo que haya podido destapar en Pdvsa lo que dio inicio a su infortunio. Fue su relación con Alcalá, secretario general del Sindicato Movimiento de Trabajadores Organizados de Los Medios Audiovisuales de Venezuela (Motormav) y extrabajador de VTV (a cuya sede le prohibieron la entrada), lo que la terminó de hundir.

Screen Shot 2015-08-01 at 12.13.55 PMDUELOS POR TWITTER El primer incidente se inició de un modo inadvertido. Inesita, entonces novia de Alcalá, consiguió colarse en la cuenta de correo electrónico de este y encontró un mensaje que su novio le envió a una tal Claudia, junto con su resumen curricular. “Le puse las cosas que se le ponen a una amiga, porque Claudia era mi amiga, tenía buena relación”. Pero a Inés esa camaradería con roces dulzones no le gustó. Y sintió unos celos muy fuertes.

Y de la nada aparecieron unos blogs, de los que no hay a quién atribuírselos, que atacan a Claudia, en la que le dicen, entre otras lindezas, que “acosó a un hombre que no le paraba bolas por fea, por tener los dientes escoñetaos” o que se metiera en un gimnasio “a ver si ocurría lo imposible y rebajabas toda esa celulitis que te invade los muslos y la barriga y te acompleja enormemente”. Además, Inés le escribió unos tuits directos a Claudia.

Claudia denunció a Alcalá por delitos informáticos. En ese tiempo a él le habían hackeado la cuenta y trató de justificar ante el comisario del CICPC que atendió el caso que no era él quien atacaba a Claudia por las redes sino, “como le dije al comisario, con mucha pena, que seguramente era mi novia”.

Claudia, por cierto, tenía influencia suficiente para movilizar a la policía científica. Resulta que la Claudia de este enredo era Claudia Almeida, exgerente de Programación de VTV y quien ocupó un cargo de relevancia en el Ministerio de Comunicación e Información (Minci) durante la gestión de Andrés Izarra. Además la señalan como “familiar” o “la persona detrás” de N33, el justiciero vengador prochavista que durante una campaña de varios meses sembró el terror entre periodistas y dirigentes de oposición cuyas cuentas en Twitter hackeó. Claudia Almeida no era alguien con quien uno debiera meterse.

Claudia Almeida, cuenta Alcalá, tenía para la época del incidente una amiga periodista en el departamento de prensa del CICPC, a quien se le ocurrió enviar un mensaje privado (DM, o Direct Message) de Twitter a Inés González desde la cuenta de prensa del CICPC. Pero al recibirlo, Inesita lo puso en su blog elmundosegunines.blogspot.com ­ahora inhabilitado­ y lo tuiteó, diciendo que el Estado la acosaba.

“Ahí empieza la popularidad de Inesita. Es lamentable decirlo, pero fue por un tema de celos”, sostiene Alcalá.

El enredo no bastó para intimidar a Inés González, que en ese tiempo aún se identificaba como @ igonzalezarraga en Twitter y no con su ya legendario @inesitaterrible.

Poco después, se atrevió a poner una denuncia ante el CICPC de Maracaibo en la que acusaba a Mario Silva del asesinato de uno de sus propios escoltas. Los ataques en Twitter se sucedieron. Inés no escatimaba en decirle “asesino” o “drogo” al hombre de televisión, ni Mario Silva en responderle.

Empezó a nombrarla en La Hojilla. Inés también atacaba al entonces copresentador, Jorge Amorín.

Ahí vinieron los sucesivos hackeos de la cuenta @igonzalezarraga y una guerra comunicacional 2.0 donde aparecen varios blogs en los que le dicen “ratica estéril”, “Inesita la fracasadita”, “carroña mal pagada” o “chavista disfrazada de escuálida”.

La saña con que ese fuego cruzado se manifestó en la realidad virtual de Internet tiene un origen: Alcalá, el exnovio de Inés González, y Mario Silva, son enemigos jurados. Alcalá, que fue parte de su equipo, cuenta que tuvo varios encontronazos laborales con Silva y terminó por denunciar sus presuntos desvíos de fondos. Asegura que debió tomar medidas especiales para preservar su vida y seguridad, pero no tomó en cuenta otro flanco inesperado: Inesita.

“Inés buscaba protegerme ante los medios y señaló a este señor. Le dije que se quedara de bajo perfil, porque era un tema político, muy sensible, pero no me hizo caso”. Como cualquier pareja, hablaban. Y muchas de las cosas que Alcalá le contaba en confidencia, ella las publicaba en Twitter, a pesar de sus advertencias. Sobre la denuncia en sí, vinculada con la acusación en que González señala a Mario Silva de haber matado a su propio guardaespaldas, Igor Alcalá reitera que es un tema muy sensible. “Yo pudiese darle la afirmación a Inés al respecto, lo que no tengo son las pruebas”.

Mario Silva nunca contestó a una petición que se le envió vía correo electrónico para que hablara del caso a la autora de esta nota. Jorge Amorín, en cambio, recordó que Inés González lo atacó y realizó múltiples amenazas contra su persona, aunque dijo que no tenía interés en comentar el episodio. Claudia Almeida, que tampoco accedió a declarar para el reportaje, mantiene, según versiones, una denuncia contra González aún pendiente de decisión en el Poder Judicial y por ello prefiere guardar silencio.

Entre hackeo y hackeo, Inés sacó la cuenta @Fuera LaHojilla, que llegó a tener miles de seguidores, acusó a Claudia Almeida de ser la autora de esos delitos informáticos y siguió batallando desde su trinchera cibernética contra Mario Silva y Jorge Amorín. Cuando finalmente se apropiaron de @igonzalezarraga y no pudo usarla más, cambió el nombre de @FueraLaHojilla por el que la hizo famosa, @inesitaterrible. El resto es historia.