ALONSO MOLEIRO | Fronteras y crisis sistémica
Screen Shot 2015-08-28 at 8.42.36 PMViernes 28 de Agosto de 2015

La gravedad del problema es extrema cuando se ha especulado demasiado

Los sondeos de IVAD dan cuenta de una intención de voto de casi 60% a las fuerzas opositoras de la Unidad

 | 

 

TalCual

Screen Shot 2015-08-28 at 8.35.07 PMTodas, incluyendo la historieta de los paramilitares, reciclada por enésima vez, están destinadas a moralizar a la alicaída y erosionada militancia chavista.

Maduro ha terminado por admitir que la frontera se nos pudrió 15 años después de que esos medios de comunicación que no se cansa de demonizar lanzaran advertencias al alto gobierno y a la opinión pública en torno a lo que, en aquellos dominios, tiene años cocinándose.

El germen de la descomposición que también alimenta a la delincuencia, otro mal social de calado que los chavistas no han dejado de interpretar de manera demagógica y por demás contradictoria.

Los procedimientos militares brutales, allanamientos, golpizas y demoliciones del Táchira dejan muy mal parado en todo el mundo a un gobierno que se llena la boca en exceso hablando de sensibilidad social. A tres meses de las elecciones, y con una cuesta de cerca de 30 puntos por remontar, el impedido gobierno chavista comienza a lanzar globos de ensayo en torno a estados de excepción. Del Táchira, el país camina directo a verlo expresado en el estado Zulia. Screen Shot 2015-08-28 at 8.05.35 PM

Maduro está intentando remontar las circunstancias, que le son muy adversas, acudiendo a golpes orquestados en el terreno político, que son urdidos con habilidad, y que tiene cierto efecto entre amigos y enemigos.

Sucede, en este caso, a diferencia del pasado, que el marco general de maniobra está demasiado deteriorado. La estrella que guió la orientación política de Hugo Chávez, y que dio lugar a sus éxitos, parece haberse eclipsado para el chavismo.

Desde hace poco más de un año, todas las maniobras que el chavismo adelante se ahogan en la indiferencia de la crisis.

Aquello que puede paliar una parte del incendio, aviva la llama en otros costados del gobierno.

Entre tanto, los últimos dígitos que arrojan los sondeos de IVAD dan cuenta de una intención de voto de casi 60 por ciento a las fuerzas opositoras de la Unidad Democrática, frente a poco más de 20 que se expresa por el PSUV. Un dígito escandaloso y sin precedentes en Venezuela, que, como la propia crisis económica, sólo evoluciona para ahondarse y precipitarse. Que expresa, sobre todo, lo fundamental: la concreción definitiva, tan esperada por todos, de una nueva voluntad en la ciudadanía.

Llegamos al punto exacto de la condensación.