AMÉRICO MARTÍN @AmericoMartin | De precipicios

Screen Shot 2017-07-07 at 6.19.24 PMQuedó, sí, un visible lunar por la insuficiente atención al gran potencial chavista

Lo que honra el oficio político es la capacidad de reunir datos y factores para precisar la dirección de la corriente, comprendiendo que el pasado no pesa más que el presente y ambos menos que el futuro. El político honesto suma, no resta; multiplica, no divide. Pernicioso es cerrarse a los cambios del otro y atribuirlos a complicidades siniestras.

No aludo, claro, a los de mala fe. Esos cumplen órdenes mercenarias.

La exacerbación represiva suma al caudal opositor aunque en forma dolorosa y heroica. Suma tranquila fue la unidad completa, masiva, entusiasta que escuchó el lunes al diputado Julio Borges. Pero dolorosas o tranquilas, ambas robustecen la disidencia democrática y demuelen el cimiento dictatorial. La puja entre las balas de la GN y el sacrificio de nuestros estudiantes, multiplica más que suma el caudal del cambio y divide más que resta la Bastilla del régimen. De división ya no se habla en la coalición opositora, que se enorgullece de sus diferencias en el marco del común objetivo. La multicolor sociedad civil y los líderes partidistas sin exclusión, atentos al documento leído el lunes por Julio Borges, proporcionó un poderoso indicador de la dirección del río.

Quedó, sí, un visible lunar por la insuficiente atención al gran potencial chavista, tan venezolano y crítico como el que más. El costo de una gestión tan moral y materialmente ruinosa recae sobre los mandamases, no sobre quienes en el seno del oficialismo discrepan severamente.

Es honda la fisura que separa al chavismo del madurismo. En nombre de la disciplina partidista nadie puede ser obligado a convalidar delitos, así como ningún soldado puede ser inducido a asesinar en cumplimiento de órdenes superiores.

Es reveladora la sofocada renuencia de la corte miraflorina a someterse a pruebas electorales. Prefieren ocultar sus miedos masacrando inocentes o engañando con la constituyente.

El documento del 3 de julio da respuestas consensuadas de mucha pertinencia. Lo primero, la consulta del 16 de julio. Muchos millones de electores negarán ese día su rechazo a la ANC.

Los descontentos en las dos aceras dirán constituyente NO, elecciones SÍ. Preferible eso que la turbamulta, Maduro.

La Nación escuchó a Borges. Religiosos, laicos, militares, civiles, estamentos, gremios, y la ovacionada juventud.

La MUD presidía. Todos sus dirigentes firmaron.

El mensaje incluyó a los militares, de quienes solo se espera que sostengan la Constitución, pues sería injusto proyectar las conductas siniestras a todos los componentes de la FAN o a todos los uniformados de la GN.

Mientras la Fiscal Luisa Ortega Díaz denunciaba hechos de extrema gravedad, en el TSJ montaron la Comedia ­Atelana, Sainete, Opereta, digamos más bien- de su enjuiciamiento. El coraje de Luisa Ortega Díaz y las declaraciones de figuras notables del chavismo desmarcadas de desaciertos, corrupción y horror, alientan a sumar Sartre hablaba de “fraternidad de las trincheras” en recuerdo de la resistencia francesa contra los nazis. La unidad sobrepuesta a las diferencias. En unidad se teje la trama de gigantes mal encarados que apenas son inocuos molinos de viento.