AMÉRICO MARTÍN @AmericoMartin | Del absurdo

Viernes 04 de Septiembre de 2015

La gente ha confirmado que la Mesa de la Unidad Democrática es temida porque el gobierno la agrede sin parar

El vergonzoso decreto de la deportación es monstruoso en su lesión a los DDHH

El aislamiento de la pomposa revolución está llegando al límite

|TalCualAmérico Martín

Screen Shot 2015-09-04 at 3.10.49 PMDe las alarmas encendidas por el gobierno en la vecindad del ya célebre 6D, una en especial me permitirá ilustrar el tema de la presente columna. La escribo en medio del cruce de viajes de los presidentes Santos y Maduro y ocurre que las parlamentarias de diciembre han salido a bailar en el intercambio cada vez más ardiente entre dos mandatarios que ya no son los nuevos mejores amigos. Santos para explicar los afanes de Maduro y Maduro para buscar cómo eludirlas.

Lo tragicómico es que en una de sus declaraciones ha dicho Maduro y repiten sus seguidores, que si la oposición gana las elecciones llevaría al país a la guerra,¡precisamente cuando es su gobierno el empeñado -ahora mismo, antes del 6D- en hacerla estallar en la frontera con Colombia! Si no lo cambiamos pacífica y legalmente, este atrabiliario gobierno nos matará de hambre o nos meterá en una guerra que nadie quiere salvo él.

En los medios nacionales e internacionales se alude con frecuencia a los golpes y magnicidios denunciados por el presidente Maduro y sus corifeos. Como a Macbeth, los fantasmas de sus víctimas le rondan en derredor.

Con mirada temblorosa jura que mostrarán pruebas irrebatibles, y resulta que no solo no terminan de mostrarlas, sino que pronto las olvidan para hablar de otro atentado que igualmente olvidarán.

¡Me quieren matar!, clama Maduro. Ya es asunto del paisaje La impresión que deja el gobierno es de activismo febril, no para hacer obra sino para amenazar o destruir. El vergonzoso decreto de la deportación es monstruoso en su lesión a los DDHH.

El aislamiento de la pomposa revolución está llegando al límite.

Dividió la OEA con una mayoría en su contra.

Alba es un cadáver insepulto, UNASUR se esconde, Petrocaribe y la arrebatiña de conciencias atraídas por el petróleo, se difumina.

¿Cómo impedir el dictamen del 6D? Van desde trucos tontos como el de la tarjeta del MIN-Unidad con el fin de confundir hasta la confiscación de partidos, inhabilitación de líderes con opción, uso de los tribunales contra Ledezma, López,Capriles, María Corina y suma y sigue.

Se mueven en cámara rápida cual personajes de Max Sennett, el gran padre del cine mudo. Hagámosle justicia a Sennett. Los más grandes cómicos pasaron por sus manos: Chaplin, Keaton, Lloyd, Turpin. Absurdos en su gracia de sentidos ocultos, pero nada que ver con los de la cumbre madurista. Cómicos y absurdos podrán ser éstos pero su simplismo es aterrador.

Como carritos chocones se dan unos contra otros, Gesticulan, prometen, parece que hicieran algo y no, no hacen nada fuera de toparse y rebotar. Imaginan maldades y se ríen antes de ponerlas en acto; no pueden ver en sus dificultades de comunicación -rasgo inconfundible del Teatro del Absurdo- que favorecen a quienes odian. La gente ha confirmado que la MUD es temida porque el gobierno la agrede sin parar. Descarga el furor de una sórdida conspiración contra ella y solo ha logrado ponerla en el centro del horizonte. El punto no es si la MUD es óptima.

Quedó por fuera gente valiosa que por serlo comprenderá que debe votar por ella, no debilitarla.

La MUD está colocada, de grado o por fuerza,en el lugar más importante: se ha posicionado como la solución factible en la apertura del juego democrático. Seha cobrado conciencia de que por ahí van los tiros.

Sí, por ahí, abajo y a la izquierda.