AMÉRICO MARTÍN @AmericoMartin | Desastre y esperanza

Screen Shot 2017-03-23 at 13.56.44

Con imaginación, templanza, sin calumniar a nadie, se desarman trampas

 

 

El naufragio beisbolero de la nave de superdotados dirigida por el gran Omar Vizquel refleja el tenebroso hundimiento de Venezuela bajo el régimen y sus descerebrados y codiciosos colaboradores, sus carritos chocones, su amasijo de recetas antediluvianas y una ideología que en el resto del mundo yace en Museos de Antigüedades, junto a la rueca.

Se explica la pérdida de estímulos en un país cuyo régimen premia la maldad y persigue el mérito, exalta la delincuencia y estrangula universidades y educación, destina los recursos a propósitos oscuros y se los niega a sus emprendedores, paga colectivos, compra armas a granel y condena a morir de hambre a sus compatriotas.

Pero por una Ley escrita en el Libro de la Vida este cúmulo de violencia que cae como tempestad sobre un pueblo abrumado tenía que causar respuestas de rutilante calidad que alientan a aprovechar nuestras diamantinas reservas morales y creativas para hacer resurgir el moribundo país.

La AN -con sus diputados que no cobran sueldo- ciegamente agredida por varios de los que deberían respaldarla, sigue investigando e iluminando el entorno, así sus actos sean desacatados por la abyección.

Parte de este apotegma hegeliano: la Libertad comienza cuando se conoce el tamaño de la Necesidad. La AN hace mucho más de lo que la mezquindad reconoce.

Ha puesto en manos del mundo la catástrofe, documentando presiones sobre el Gobierno para que dialogue de veras, de modo que su desplazamiento sea pacífico-electoral y no desate absurdas venganzas. Encomiable el impresionante informe presentado por la Comisión de Salud de la AN, revelando detalladamente que desapareció el 89% de los Equipos diagnósticos de los hospitales del país no funciona. Corrupción e incuria al descubierto.

La declaración del valiente Almagro en la OEA, flanqueado por tres grandes venezolanas: Lilian, Mitzi y Patricia, en función de elecciones ahora o CDI, las emocionadas lágrimas solidarias del director del modelo de Naciones Unidas en Harvard, al designar mejor delegación a nuestros estudiantes de Ucab, USB y UCV. Adicionalmente, los de UCV considerados mejor delegación en modelo ONU en Bogotá. Con nuestro país demolido, hambriento y millares de estudiantes obligados a emigrar, estos brillantes jóvenes nos dan la alegría de sus extraordinarios logros.

Y el éxito de la validación. Contra bárbaras provocaciones del régimen y el escepticismo de quienes sospechan de todo, los partidos se fortalecen en el contaje de sus corajudos simpatizantes. Con imaginación, templanza, sin calumniar a nadie, se desarman trampas.

La unidad es la clave de todo, y las animales argucias del Gobierno la ayudan fortaleciendo a su vez a los partidos en el marco del pluralismo.

Imposible acusarlos de “robarse” victorias de la unidad. ¡Están creciendo con ella! Lo deja en claro, gracias a Maduro, esta validación de resultados auspiciosos.

La unidad es lo primero, sí: pero los partidos y la sociedad civil son sus columnas, mientras más sólidas, mejor. Con Política concebida como ciencia y arte, saldremos rápido de la terapia intensiva.