AMÉRICO MARTÍN @AmericoMartin -DESDE EL PRINCIPIO | Abandonad toda esperanza
Viernes 24 de Julio de 2015

Tenemos todos a la vista el macabro ejemplo de Grecia y su posible repetición en Venezuela, pero la fatalidad parece invencible

Para honrar a los banqueros internacionales, Maduro condenaba a sus compatriotas y que ¡Viva Venezuela socialista!

|Américo MartínTalCual

Los cada vez más nerviosos acreedores internacionales de Venezuela, angustiados por el temor a un default, tienden a buscar las soluciones más simples en el más reducido de los plazos.

Tenemos todos a la vista el macabro ejemplo de Grecia y su posible repetición en Venezuela, pero la fatalidad parece invencible. El proyecto de tercer rescate griego tiene ese grueso defecto y por lo tanto lo único que quizá pueda lograr es la ruina del enfermo en modo tal que ya no pueda respirar y por lo tanto tampoco esté en capacidad de seguir pagando. Si con el auxilio financiero que recibirá, Grecia no puede crecer, sencillamente se habrá colocado frente a la gruta del infierno, debajo de la leyenda dantesca: Abandonad toda esperanza los que entréis aquí.

Pero como la deuda impaga no sirve a los acreedores ni a los deudores, es posible que estos términos extremos sean más adelante modificados para que ambas partes puedan salvarse in extremis.

Mientras tanto, los griegos, probablemente el pueblo más sabio de la antigüedad y padre de la cultura occidental, está sufriendo una tragedia espantosa parecida a la de las pobres almas crepitantes en los nueve primeros círculos de la Divina Comedia.

¿Es culpable la Troika de causar la tragedia helénica? ¿Son culpables las transnacionales de varios imperios de la ruina de Venezuela? Educados en la teoría de la inocencia de nuestros gobiernos, sedicentes víctimas de la codicia imperial, el lenguaje oficialista arroja la responsabilidad moral del desastre de Grecia y Venezuela, sobre quienes pusieron su dinero a financiar las locuras irresponsables, criminales, demagógicas desplegadas en nombre de la revolución aquí, y del Estado de bienestar allá.

Usaron esos aportes para enriquecerse de la manera más escandalosa y quieren hacernos creer que la diabólica inflación, el desabastecimiento, la paralización de la economía, el endeudamiento manchado de comisiones, el agotamiento de las reservas internacionales, la degradación de la industria petrolera, todo eso en fin, proviene de una misteriosa guerra económica que Maduro denuncia a voz en cuello y Diosdado confirma con su mazo de Trucutú.

Screen Shot 2015-07-18 at 8.24.30 AMMaduro llamó a seguir el ejemplo de Alexis Tsipras cuando éste respondió con un NO al recetario de la Troika. ¡Asombro general: 48 horas después de derrotar al SI, dio una voltereta de 180% para respaldarlo! Desvergüenza semejante es el homenaje del vicio a la virtud.

El gobierno madurista hace lo indecible para no ser derrotado el 6D, pero los acreedores imperiales saben que echará las fábulas a un lado y negociará con la misma firmeza que lo hace Tsipras.

Varias transnacionales se inclinan a creer que la MUD tratará de reestructurar la deuda y eso no sería mejor que pagarla de un tirón, como esperan de Maduro.

En su ánimo está el recuerdo de la crítica de Haussman.

¿La recuerdan? Ricardo comentó que para honrar a los banqueros internacionales, Maduro condenaba a sus compatriotas. Les pagaba a aquellos con dinero de los pasivos impagos de estos. ¡Y que viva Venezuela socialista! Este patriotismo de hojalata, este oro que es oropel,
perderá la partida aunque los más codiciosos entre los codiciosos foráneos confíen en su docilidad realista, protegida por la hegemonía mediática.

Bajo la conducción de sus especialistas más experimentados la oposición honrará la deuda sin comprometer el crecimiento. Para salir indemne del averno, demostrará que sabe y puede gobernar como es debido.

De la dulce mano de la bella Beatriz, por supuesto.