AMÉRICO MARTÍN @AmericoMartin | Los hechos mandan

Lo que intentan es alentar la abstención para recibir el espacio abandonadoScreen Shot 2017-09-07 at 8.18.22 AM

Evaluar situaciones políticas con el solo rasero de la calle conduce a resultados falaces. Falaz es hacer depender la suerte del cambio del calor de la calle: si prevalece la alta temperatura la victoria será -dicen- inevitable, aunque la reiteración de los actos y sacrificios llegue a un punto muerto y las barricadas y otros actos resulten contraproducentes.

Las decisiones políticas suelen resentirse por las vanidades heridas. Cuesta aceptar humanas equivocaciones. Más cómodo es denunciar malolientes pactos y diálogos infames pues basta imputar sin probanza para sentenciar, como en los buenos tiempos de Savonarola y Torquemada. Culpables favoritos son la MUD y la AN. Pero ¿dónde dejan la lógica? La primera pregunta sería: ¿Y esos pactos a cambio de qué? ¿Dinero que se evapora? ¿Cargos públicos que ni ellos aceptan? ¿gasas, yeso y curitas para las cabezas que rompen? ¿devolución de pasaportes, inmunidad que siguen arrebatando y sueldos que se niegan a pagar? Pero dejémoslo ahí pues estamos obligados a sumar y multiplicar en función del cambio democrático, en contraste con presuntos laboratorios del Poder destinados a inventar argumentos y falsedades para restar, dividir y desmoralizar a quienes no pueden derrotar con el voto.

Lo que intentan es el despropósito de alentar la abstención para recibir graciosamente el espacio abandonado, sin pagar costo alguno.

Aspiración extravagante de veras, ¿Cómo la complacerá quien teniendo la más poderosa de las armas ­el voto ampliamente mayoritario­ se resistirá a detonarla? porque con Tibisay en el CNE el fraude estará cantado.

La misma que mordiéndose los labios anunció el histórico 6D 2015.

Sí pero ahora será distinto, me responderán.

Depende del costo que tendrían que pagar a la vista del que están pagando y lo seguirán haciendo por la intragable constituyente.

Aparte de que las elecciones sirven para organizarse, propagar la idea democrática, crecer en cada espacio del país, desarrollar nuevos líderes al calor de la acción, poner en baño de María el destino de un gobierno abrumado por malas cifras y pésimas noticias; y adicionalmente presentar un liderazgo opositor que se ofrece y lucha por alcanzar pacíficamente el mando y está decidido a vencer la horrenda tragedia que aplasta a treinta millones de compatriotas.

La abstención postula una patética anomia dirigente que en nada complacería a un país mirando, quizá con irritación, a los líderes opositores retirándose con bufidos de la arena, cual pavos inflados o duques ofendidos.

Datanálisis revela el incremento de la mayoría silenciosa. Maduro solo conserva 4.7% de intención de voto.

Desde el fondo mira a Leopoldo, Falcón, Capriles y Ramos Allup.

Cada uno lo supera ampliamente, juntos, demoledoramente.

La estupenda gira europea de Borges y Guevara recibiendo reconocimientos valiosísimos, demuestra el extraordinario valor de la Asamblea Nacional y la importancia de tocar el piano con diez dedos, incluido, ciertamente el de la noble calle, siempre que resulte de la fría razón gobernando la cálida e imprescindible pasión.