AMÉRICO MARTIN @AmericoMartin | Nunca más

Screen Shot 2017-04-01 at 10.42.43

Para dirigir con sentido del logro, es preciso medir la relación de fuerzas de hoy

 

 

El poeta turco Nazim Hikmet escribió en prisión una frase broncínea: No digas nunca la palabra nunca. Sobre los escombros de la dictadura perezjimenista afirmó por el contrario nuestro gran ensayista Mariano Picón Salas, que nunca más Venezuela volvería a ser pasto de tiranos y salvadores de la patria.

La democracia ­aseguró, con la emoción del momento,­ que había llegado para quedarse.

Fallecido en 1965, no pudo imaginar ­él ni nadie­ que en el nuevo milenio caeríamos en el infierno en que hoy nos encontramos.

Hombre de múltiples lecturas, sonreiría ante el juramento de Conan Doyle de no escribir más nunca sobre Sherlock, cuyas facultades deductivas le impedían dedicarse a una literatura menos trivial.

La indignación de sus seguidores lo obligó a desdecirse. Lo menos fue acusarlo de homicida, al punto que Doyle tuvo que resucitar al tenaz detective, gorra, pipa y lupa, incluidas. Escribió entonces El perro de los Baskerville, relato de que al cabo se sintió muy satisfecho. Elemental, mister Watson…

Cuando oigo proclamar que los dictadores nunca salen electoralmente del poder, evoco la mansa entrega del suyo por el comunista polaco Jaruzelsky a Walesa, ruta seguida por sus colegas del este europeo. No será fácil pero tampoco imposible. En América se pasó de Pinochet a Alwyn, de Fujimori a Toledo, y de Ortega a Chamorro.

Screen Shot 2017-04-01 at 11.00.51¿Y en la atormentada Venezuela? En obsequio a la brevedad de este espacio, no gastaré hoy palabras en describir su profunda desgracia, pero recomiendo leer el compendio del horror venezolano escrito por Gustavo Coronel en el portal de La Patilla.

Gustavo Coronel | Madurozuela colapsa en todos los índices mundiales de bienestar y libertad

La política es, aquí también, una ciencia que, como tal usa, instrumentos propios: cuadros estadísticos, cifras, sondeos, pero si no pasamos de ahí recaeremos en el positivismo de Comte y Marx, con su ilusoria pretensión de dar destinos exactos a los avatares históricos y de meter todas las certezas en sacos desfondados.

No lograron lo que esperaban porque la Política es también arte, cuyas sanas imprecisiones incentivan la imaginación y la creatividad.

Para dirigir con sentido del logro, sin sacrificar todo al desahogo emocional, es preciso medir la relación fuerzas de hoy.

Ni un día antes, por prematuro; ni un día después, por negligente.

Se asusta con la contabilidad de los cañones: armas, Poderes empuñados, pero lo decisivo es la fuerza acumulada en el momento requerido, colocando al otro en la disyuntiva de respetar la Constitución o agravar su sino trágico. 20 países de la OEA evidenciaron el aislamiento del madurismo. No planificaron invasiones. Analizaron, sí, la CDI, instancia de alzada cuya aplicación condicionarían a que la voluntad soberana no sea burlada.

El porvenir de Maduro está en sus manos.

Reacciona colérico contra la AN, envés de dialogar lo dialogable: elecciones, presos políticos, respeto al Parlamento. ¿Quién le aconsejó doblar la mano en una partida que no puede ganar? ¡Hombre! salir mediante sufragio proporciona abrigo constitucional y corta el ciclo vicioso perseguidoperseguidor-perseguido.

La turbamulta no es recomendable para la salud.