AMÉRICO MARTÍN Historias
Sábado 27 de Septiembre de 2014 | TalCual

Screen Shot 2014-09-27 at 8.06.07 AMLA MUD ISIS y la MUD están en las antípodas, pero a mi modo de ver merecen una detenida consideración. Comenzaré por casa, por la MUD. Se acaba de resolver por consenso unanimidad diría- el problema sucesoral, que lucía complicado y ya hemos visto que no lo era tanto. Chúo Torrealba goza de respaldo total para el difícil encargo de suceder a un hombre de la calidad política y humana de Ramón Guillermo Aveledo.

Parece que su evidente experiencia social y sus vínculos orgánicos con los sectores populares ayudarían a darle un perfil más social a la coalición. Me permito recordar que Chúo tiene experiencia administrativa en el manejo de organismos unitarios.

Fue uno de los ejecutivos de la Coordinadora Democrática.

No es el único logro, con serlo en un momento tan necesario. Destacaré tres adicionales –Quedó ratificada en los hechos y el derecho la viabilidad de la MUD. En forma serena, los líderes mayores y menores de la alternativa democrática que ilumina los rincones del país, decidieron confiar en la MUD. La MUD está para quedarse y ahora más cuando, aparte del crepitante hervidero social, asoma en el horizonte la coyuntura electoral parlamentaria. Son dos tareas muy pesadas que difícilmente puedan recaer solo uno solo o algunos de los partidos. Al finalizar las productivas encerronas propuestas tempranamente por Ledezma las suspicacias fueron puestas en su lugar y la plenitud de los componentes del organismo unitario ratificó la unidad alrededor de la única estructura de esa índole creada, en medio de inauditas dificultades, por todos los brazos opositores.

Habrá que recoger los muchos obituarios que anunciaron el fin de sus días.

Recogerlos, sí, y arrojarlos al cesto de los papeles.

-Los líderes opositores comprendieron la urgencia de refrescar el rostro de la unidad. En momentos cuando el bloque gubernamental sufre problemas de identidad y no puede ocultar la confrontación interna de tendencias, que en la oposición ocurriera algo parecido era una gratuita concesión que el gobierno trató de aprovechar.

-No pudo hacerlo, claro, porque la unidad descubrió que sus discrepancias no eran sino pruebas de autenticidad. El pluralismo de los componentes de la MUD es su fuerza, no su debilidad, porque siendo plural como la sociedad misma y reflejándolo en su estructura íntima, será natural su liderazgo. Nadie será obligado a pensar como el otro, pero todos se unirán alrededor del objetivo común: derrotar la autocracia y cauterizar la propensión totalitaria. El gobierno, de pensamiento único como es, solo podrá convencer a quienes piensen como él o sean víctimas del soborno social.
ISIS El presidente Obama ha tenido un gran éxito en la declaración de guerra contra ISIS. No es solo la amplia estructura de sus alianzas y especialmente la presencia de países árabes en la coalición. No es únicamente que de esa manera Obama ha demostrado que la querella no es de “civilizaciones” como quería Huntington, ni de religiones. La mayoría del Islam está contra ISIS y avala la poderosa alianza dirigida por EEUU. Por si fuera poco, el Consejo de Seguridad respaldó la moción presentada por Obama, lo que le confiere a la operación plena legalidad internacional.

Pero es claro que no todo fue magia política del negro que está al frente de la primera potencia del mundo ni de la más amplia alianza internacional que se haya constituido desde la segunda guerra mundial.

Una de las causas de semejante resultado es la barbarie salvaje organizada para destruir la cultura universal (no la occidental, no. Es toda forma de cultura).

Parodiando a Aristóteles podría decirse que la brutalidad sanguinaria del terrorismo es la “causa inmóvil” que desencadena todos los movimientos de respuesta.

En realidad para el más grande de los filósofos de la Antigüedad esa causa sería Dios: la “forma pura” que mueve todo sin que lo muevan. Pero ya he aclarado que lo estoy parodiando.

Lo sorprendente es el retroceso de ISIS a la Edad Media, una era tenida por siglos como oscura y sombría. Pero el punto es que el Islam salvó la Humanidad en esa época. Fue la más alta expresión de la cultura, de la tolerancia religiosa, de la filosofía y la ciencia. Rescató a Aristóteles, la filosofía griega y los hallazgos científicos que brotaban en aquella civilización, antes de ser aplastada.

Al Andaluz, la península ibérica ocupada por el Islam, fue un ejemplo de progreso asombroso. Bagdad y otras regiones no le iban a la zaga. La física, las matemáticas, la geometría, el álgebra, la medicina teórica y clínica, los hospitales para la curación y la enseñanza. Asombran los grabados que se conservan. El ojo y operación de cataratas, el cuerpo humano por dentro, la traqueotomía.

¿Qué hay de común entre los médicos filósofos Avicena, Maimónides, Averroes con personajes siniestros como Bin Laden o los enmascarados jefes de ISIS? Dos mil años los separan, pero parece que fuera al revés. Aquellos sabios permitían las confesiones religiosas, estos sanguinarios decapitan a los infieles.

Es lo que siempre objeté de Huntington, tan dado a conferir a las civilizaciones enfrentadas una esencia religiosa.

Son clasificaciones tan fáciles como erróneas. Hacer la necesaria distinción entre el terrorismo y la cultura islámica es el más grande de los aciertos de la estrategia para enfrentar a ISIS. Como toda buena política no es un simple ardid. Es la pura verdad.

Si la humanidad supera esta prueba, la destrucción de ISIS será un gran logro, pero más lo será la apertura mundial de canales para fortalecer universalmente a tolerancia religiosa y la convivencia política.