Share this:

" />
Analítica.com Editorial -El dilema de la oposición – 10 de junio de 2013
Esperemos que Capriles y la MUD logren inspirar a la población con ideas claras y posibles para enfrentar el futuro inmediato ya que de no hacerlo tendremos frente a nosotros un decadente gobierno y un aventurismo agazapado
El tema de las municipales como referéndum tiene su razón de ser pero es necesario proceder cuanto antes a la designación los tres nuevos rectores del CNE. El liderazgo opositor debería hacer mayor énfasis en definir las soluciones a corto y mediano plazo para salir de la crisis en la que esta inmersa nuestro país. Para que las municipales se conviertan en un verdadero plebiscito se requiere convencer de que existe no solo una alternativa emocional sino una idea clara de cómo resolver los ingentes problemas que aquejan a nuestra sociedad como lo son entre otros: el desabastecimiento, la inflación, la inseguridad, la falta de productividad, la impunidad, la corrupción y lo más acuciante cómo superar el prevalente estado de anomia de la sociedad venezolana.

Estamos llegando a un momento en el que el discurso de la oposición requiere agregar algo más sustantivo que la necesaria lucha por demostrar la ilegitimidad de origen del gobierno y la acertada crítica a los errores continuos en la gestión administrativa.

El tema de las municipales como referéndum tiene su razón de ser pero es necesario proceder cuanto antes a la designación los tres nuevos rectores del CNE. El liderazgo opositor debería hacer mayor énfasis en definir las soluciones a corto y mediano plazo para salir de la crisis en la que esta inmersa nuestro país. Para que las municipales se conviertan en un verdadero plebiscito se requiere convencer de que existe no solo una alternativa emocional sino una idea clara de cómo resolver los ingentes problemas que aquejan a nuestra sociedad como lo son entre otros: el desabastecimiento, la inflación, la inseguridad, la falta de productividad, la impunidad, la corrupción y lo más acuciante cómo superar el prevalente estado de anomia de la sociedad venezolana.

Estos problemas no pueden ser tratado con clichés, ni con generalidades. Requieren de un ejercicio de reflexión política  que motive a los venezolanos para  la reconstrucción del país. De no lograr articular ese mensaje no será posible convencer a la mayoría de los venezolanos de que hay una salida viable y se abrirán lamentablemente espacios para una salida autoritaria.

Esperemos que Capriles y la MUD logren inspirar a la población con ideas claras y posibles para enfrentar el futuro inmediato ya que de no hacerlo tendremos frente a nosotros un decadente gobierno y un aventurismo agazapado.

El líder debe saber vencer las circunstancias e inspirar esperanzas de un mejor futuro para sus seguidores. Si lo logra estaremos recorriendo finalmente un mejor camino para todos los venezolanos