Andrés Correa Guatarasma | Caín, Nicolás y Donald

Andrés Correa Guatarasma15 mayo 2017EFE

 

Junto a Washington, sólo en otra capital del continente se oyen en este momento prepotencias e incongruencias salidas de quienes ejercen despóticamente el poder: Caracas

Curiosamente, las reacciones de sus sociedades civiles son inversamente opuestas: congelamiento en democracia versus ebullición en dictadura

Parece un chiste, pero no lo es: Lara Trump, la esposa de Eric Trump y nuera del presidente Trump, que sirve como consultora de Donald J. Trump for President Inc dijo que

Lo anterior corresponde a un comunicado donde la familia/gabinete/corporación presidencial se quejaba de que varias televisoras de EEUU habían bloqueado un comercial que resumía los logros de los primeros 100 días del actual gobierno. Catalogaban el hecho como un acto de censura sin precedentes en Estados Unidos que debería preocupar a todos los ciudadanos amantes de la libertad

En los cuatro meses que Trump lleva en el poder han ocurrido tantos abusos, disparates y arbitrariedades que la tenebrosa campaña electoral del año pasado luce como un cuento de hadas. ¿Cómo podrá sobrevivir hasta 2020 este desastre donde cada anuncio presidencial debe ser leído dos y tres veces para poder creerlo aun si quizás contradice lo declarado inmediatamente antes?

Superándose en su propia soberbia e improvisación, Trump despidió la semana pasada al director del FBI, James Comey, quien estaba empeñado en investigar el papel de Putin en la campaña electoral nacionalista que lo llevó al trono contra todos los pronósticos de las ciencias y las humanidades, los números y la ética.

Rusia-Casa Blanca-FBI es uno de los triángulos argumentales más usados en las historias truculentas, siempre con el mandatario estadounidense como el bueno de la película. Pero no en esta comedia barata donde el malhumorado vocero presidencial, Sean Spicer, se esconde literalmente en los jardines para evadir preguntas mientras su jefe enumera excusas contradictorias para justificar la destitución de Comey, lo amenaza por Twitter y sugiere eliminar las ruedas de prensa en la Casa Blanca dado los riesgos de tergiversaciones… Como quien decide no tomar café después de las 6 pm para no perder el sueño.

Screen Shot 2017-05-15 at 2.27.47 PMEn medio de esta vorágine informativa, dos noticias tuvieron un impacto fugaz: los 500.000 dólares donados a la toma de posesión de Trump por Citgo (petrolera del devaluado régimen venezolano que podría pasar a manos de la acreedora Rusia). Y la contratación también por parte de Citgo, por 25.000 dólares mensuales, de una firma de asesoría de Corey Lewadowski, ex gerente de la campaña presidencial del hoy mandatario…

Dentro del absurdo yace cierta lógica: junto a Washington, sólo en otra capital del continente se oyen en este momento prepotencias e incongruencias del mismo calibre salidas de quienes ejercen despóticamente el poder: Caracas.

La primera ciudad representa al país más desarrollado de América y la otra al más devaluado y paupérrimo. En ninguna de las dos el impopular presidente nacionalista quiere entender los conceptos de democracia y libertad de expresión, y se rinde ante Rusia y Cuba, respectivamente. No les importa lo que es verdad o mentira, sino hacerlo creer. Grave, muy grave.

Curiosamente, las reacciones de sus sociedades civiles son inversamente opuestas: congelamiento en democracia versus ebullición en dictadura.

En EEUU todavía hay instituciones, se podría protestar libremente y muy pocos lo están haciendo. En la Venezuela apocalíptica y desnutrida escasea hasta el papel de baño, pero sobra humanidad, valentía y, sobre todo, perseverancia: si hay que cruzar el pútrido río Guaire para escapar de una lluvia de balas, se cruza y se sigue luchando.

(Las Tribunas expresan la opinión de los autores, sin que EFE comparta necesariamente sus puntos de vista)