Antonio Sánchez García >> Periodista, profesor de Filosofía | Son muy brutos para entender que el revocatorio es la salida

JOLGUER RODRÍGUEZ COSTA DOMINGO 4 DE SEPTIEMBRE DE 2016Screen Shot 2016-09-04 at 09.25.55

–¿Qué pasa cuando una dictadura no es tratada como tal? –Que disfrazada de democracia puede hacerse eterna.

–¿Cumple el gobierno los requisitos para serla? –Con todos.

–¿Un ejemplo histórico de resistencia? –La de adecos y comunistas contra Pérez Jiménez.

–¿Pensó usted que volverían (los adecos)? –Los adecos de verdad, los de Rómulo, no han vuelto: están muertos o marginados. Los escasos que sobreviven están presos.

–¿Volverá aquel ciudadano de la democracia? –Después de esta trágica experiencia espero que los que vuelvan sean mucho más lúcidos ahora que cuando encumbraron al tirano.

–Como dice Guillermo Morón, “casi nunca los pueblos no aprenden nada a tiempo”.  –Lo único positivo de las dictaduras es que nos obligan a aprender el inconmensurable valor de la libertad. Esta, militar en su teoría y en su práctica, nos provoca el asco ante nuestro pecado original: el militarismo. Ya es algo.

–¿Alguna excepción histórica? –Aquellas cuyo saldo no fue la miseria ni la crisis humanitaria de sus pueblos.

–¿Enseña la desgracia? –Sí. A ser desgraciado.

–¿Ha aprendido el pueblo? –A juzgar por las encuestas, que Maduro debe ser desalojado cuanto antes.

–¿Se equivoca más el soberano elector o el gobierno militarista elegido? –En democracia, el soberano elector es la madre del cordero.
Sus decisiones dan prueba de su nivel de conciencia, cultura e inteligencia. El venezolano eligió innumerables veces al culpable de esta tragedia. Eso lo dice todo.

–¿Se hablará de un “antes y después” de Chávez? –Todos los déspotas dan de qué hablar.

–¿Cómo pasará a la historia? –Como una pesadilla recurrente.

–¿Y Rómulo Betancourt? –Como el mayor acierto de un pueblo en crisis.

–Cincuenta y ocho años después, ¿por qué recuerdan a Pérez Jiménez? –Porque como creen los reaccionarios “todo tiempo pasado fue mejor”.

–¿Extrañarán algún día las colas los venezolanos? El masoquismo es una de nuestras debilidades.

–¿Está Venezuela en la cola de las naciones? –En dura y olímpica competencia con Ruanda y Haití.

–¿Se convertirá el bachaquerismo en paroxismo? –Cuando este regreso al oscuro corazón de nuestras tinieblas nos devuelva al canibalismo caribe.

–¿Un TSJ como el de hoy en la historia? –El Volksgerichtshof (tribunal o corte del pueblo), de Adolf Hitler.

–¿De dónde son los fascistas? –Para la Teoría Crítica, “de la personalidad autoritaria”. Para los marxistas observantes, del gran capital en su fase imperialista. Para mí, de la barbarie soterrada que subyace a la cultura.

–¿Alguna vez le atrajo una revolución? –Como a toda mi generación y a la anterior: la cubana. Para luego aborrecerla. Como lo ha contado Mario Vargas Llosa, otra víctima de sus ilusiones.

–Dicen que la chavista lo atrajo a usted en sus comienzos. –Jamás. Vi la farsa y la estafa del personaje del “por ahora” aquel mediodía del 4-F. Y supe que era el comienzo de una devastadora tragedia ante las lágrimas de Rafael Caldera en el Congreso.

–Profesor de Historia Medieval, aparte de la malaria, ¿otra plaga que reaparece en Venezuela? –La barbarie militarista y su congénito complemento: la corrupción.

–¿De cuál siglo es el socialismo del siglo XXI? –Es un producto “made in Venezuela”, de vigencia intemporal, como la estupidez.

–Diecisiete años después, ¿cómo ha quedado el bolivarianismo? –Como el VIH del culto a Bolívar.

–¿Tolerante? –Salvo con la intolerancia.

–En su caso, cara seria… –Defecto de familia.

–¿Qué le cuesta entender del chavismo? –Su descomunal e insólita voracidad crematística.

–Algunos oficialistas no entienden por qué Soledad Bravo se casó con usted. –Yo tampoco.

–Profesor de Filosofía, ¿una corriente acorde con el régimen? –La cuenta corriente. En dólares o en euros.

–¿El filósofo del proceso? –En sus comienzos, ese dudoso privilegio lo tuvo el profesor Francisco Rivero. Por ahora el sitial lo debe ocupar Pedro Carreño.

–¿El de la MUD? –Se cuenta el milagro, pero no el santo.

–¿Cree en la palabra de las FARC? –Como en la de Jorge Rodríguez.

–¿Será Santos tan santo? –Ni lo es ni lo parece.

–¿Se autocensura? –Mucho menos de lo conveniente.

–¿Es admirable la campaña opositora por el referéndum? –Sin duda. Pero como no habrá referéndum, tendrá que pasar a mayores.

–¿Por qué no se efectuará? –Son demasiado brutos como para comprender que es la mejor de las salidas a la grave crisis que vivimos. Devolverle la voz al pueblo.

–¿Una sentencia histórica? –“Solo puedo ofrecerles sangre, sudor y lágrimas”.

–¿Actúa el gobierno bajo la Proclama de Guerra a Muerte de 1813? –Ya quisieran.

–Parafraseándolo a usted, ¿nos entenderemos o nos asesinaremos? –Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

–¿Su salida? –La Salida. El pueblo en la calle hasta que se vayan.

–¿Qué tal un filósofo en Miraflores? –Quien lo intente saldrá como Platón de Siracusa: trasquilado.

–¿Qué pasaría en Venezuela si Aristóbulo Istúriz asumiese la Presidencia? Que Henry Ramos podría ser presidente en 2019.