Armando Durán @aduran111 | ¿ES TIEMPO DE MÁS REVOLUCIÓN?

14 DE DICIEMBRE 2015

Screen Shot 2015-12-14 at 7.58.52 AM

Es lamentable que desde esa trinchera imposible a Maduro no le importe que las urnas hayan demostrado, más allá de cualquier duda y a pesar del abuso del poder, la sumisa complicidad del árbitro electoral y el clientelismo desmesurado, que el pueblo, la voz de Dios, solía repetir Chávez, sencillamente ya no lo quiere para nada, ni a él ni a lo que él representa. No obstante, Maduro insiste en atribuirle la causa de su derrota a la guerra económica desatada por la contrarrevolución, que terminó por confundir al pueblo hasta el extremo de hacerlo votar contra ellos mismos, un suicidio colectivo que según vaticina Ernesto Villegas, la oposición triunfante tratará de aprovechar para ir fondo “contra el pueblo.”

Más dañino para el PSUV que este revoltijo de deseos, prejuicios ideológicos y realidad, es el hecho de que a Maduro tampoco le importe que voces de mucho peso en las bases del chavismo, incluyendo en el grupo desde Marea Socialista hasta los Tupamaros, hayan exhortado a la cúpula maltrecha del régimen y del PSUV a tomar la decisión de hacer una rigurosa autocrítica y rectificar las políticas públicas que han provocado una hecatombe roja rojita de magnitud inconmensurable.    

En esta línea inaudita de recurrir a las mismas mentiras que antes no convencieron a nadie, Maduro amenaza ahora con incendiar la pradera venezolana con los fuegos de una revolución imaginaria. Quizá su explosiva proclama sólo aspira a reanimar la desmantelada fuerza moral del chavismo en esta hora difícil, pero no por ello debemos excluir de nuestros cálculos sobre el futuro la contingencia de una áspera confrontación institucional. No porque a estas alturas del proceso Maduro suponga plausible radicalizar el disparate, sino porque se siente sin fuerzas para admitir el fin de su presidencia y el amanecer de un tiempo, no de revolución más radical, sino de imperiosos acuerdos de los contrarios políticos, que por fin reconduzcan al país por el sendero del progreso, la justicia y la convivencia civilizada. A la luz del 6D, esta es la única revolución posible a partir del año que viene.