Armando Durán @aduran111 | NO + DICTADURA

LUNES 10 DE ABRIL DE 2017  

Screen Shot 2017-04-07 at 13.40.04

>>Esta semana el pueblo demostró que no quiere más dictadura, así traten Nicolás Maduro y compañía de disimularla

  ¿Elecciones sin antes cambiar de régimen?

Esta semana el pueblo demostró, más allá de cualquier duda, que no quiere más dictadura, así traten Nicolás Maduro y compañía de disimularla con un tosco barniz de las formalidades democráticas. Por otra parte, que  los ciudadanos, a la hora difícil de exigir la restauración del hilo constitucional, ya no temen enfrentar a los efectivos militares y paramilitares del chavismo menguante.

Desde hace algunas semanas, con la grave agudización de la crisis humanitaria y la violación sistemática de los valores esenciales de la democracia, cuya última y más grosera expresión fueron las sentencias 155 y 156 dictadas por la Sala Constitucional del TSJ como respuesta la condena al régimen aprobada por la inmensa mayoría de las naciones del hemisferio en el marco del Consejo Permanente de la OEA, la dirigencia opositora dio al fin un paso al frente. Primero validó la muy firme posición adoptada por Luis Almagro ante la deriva totalitaria de Maduro y por la otra, al amparo del llamado de la Conferencia Episcopal Venezolana a la desobediencia civil, decidió destituir a los 7 magistrados, dóciles instrumento del autogolpe puesto en marcha por Nicolás Maduro.

La extraordinaria jornada del martes 4 de abril trazó el nuevo camino a seguir:

calle y más calle hasta que en Venezuela vuelva a imponerse el estado de Derecho.

La comunidad internacional quedó conmocionada por la despiadada violencia aplicada por el gobierno de Nicolás Maduro para impedir que los diputados opositores a la Asamblea Nacional ingresaran al recinto legislativo. También se sintió emocionada al ver cómo miles y miles de hombres y mujeres de todas las edades resistieron, sin vacilación alguna, los embates de la policía, la Guardia Nacional y las huestes armadas del PSUV. Una única voz se alzó en defensa de la dictadura venezolana. Screen Shot 2017-04-07 at 13.18.28En su edición del pasado miércoles, el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, falseó soezmente los sucesos describiéndolos como una movilización que colmó las calles de la capital venezolana, con la que el pueblo repudió la agenda golpista de la derecha nacional e internacional.

¿Cinismo, arrogancia ciega, o acaso simple autoengaño de quienes tras haber abusado de la más estricta censura de prensa durante casi 60 años han terminado por creerse sus propias y más desmesuradas mentiras? Screen Shot 2017-04-07 at 09.38.46En todo caso, el jueves, el pueblo volvió a escuchar entusiasmado la convocatoria de sus dirigentes, centenares de miles de ciudadanos acudieron a la autopista Francisco Fajardo y durante más de tres horas alucinantes resistieron el ataque feroz de policías y guardias. Al final, después de anunciar nuevas manifestaciones para el sábado, los manifestantes abandonaron aquel campo de batalla campal cuyos pormenores, a pesar de la censura y la autocensura de los canales de televisión, gracias a las redes sociales, el mundo pudo seguir con una mezcla de admiración por las firmes convicciones del pueblo y de desprecio por la barbarie exhibida por los sicarios uniformados del régimen.

No obstante el claro sentido de la manifestación del jueves 4 de abril, por sorpresa surgió una duda inquietante. Mientras en Caracas se libraba una verdadera batalla campal entre los ciudadanos y los sicarios uniformados del régimen en defensa de la constitución, desde Washington, adonde había viajado para entrevistarse con Almagro, Julio Borges declaró que lo que piden los venezolanos es que tengamos elecciones, a pesar de que Henrique Capriles, después de sufrir los efectos tóxicos de los gases del oficialismo, le recordó acertadamente al país que todos los venezolanos tenemos el deber de restablecer el hilo constitucional aplicando el artículo 333 de la Carta Magna. Peor aún fue la incongruencia del diputado Williams Dávila, quien también en Washington le advirtió a la prensa que la oposición venezolana no aspiraba a que la OEA le aplicara sanciones al gobierno Maduro, sino que lo presionara para que haga elecciones. Es decir, que para ellos, lo primero sigue siendo que el gobierno celebre elecciones, las que sean, y aunque vivamos en dictadura. Lo demás ya veremos. De ahí mi pregunta inicial: ¿Elecciones sin antes cambiar de régimen? Porque francamente,  quizá porque a medida que me pongo viejo me vuelvo más bruto, cada día los entiendo menos.