Share this:

" />
Asdrúbal Aguiar: El elemento esencial de la democracia ha cedido
REYES THEIS  |  EL UNIVERSAL jueves 6 de marzo de 2014

Screen Shot 2014-03-06 at 8.57.23 AMSe aplican medidas de coacción en la OEA cuando las gestiones de mediación fracasan explica el exmagistrado.

El exmagistrado de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), Asdrúbal Aguiar prevé que aunque hay elementos para activar la Carta Democrática Interamericana, en el Consejo Permanente de hoy no se aprobarán medidas de coacción contra Venezuela, sino se propondrá una mediación diplomática.
-¿Qué elementos está violando Venezuela de la Carta Interamericana?
-El 12 de febrero y días posteriores, frente a unas manifestaciones mostró su mejor cara una política de Estado orientada a la represión de la población civil por razones de discriminación política que tiene carácter generalizado y sistemático y ha producido asesinatos, heridas y torturas. Eso es un crimen de lesa humanidad. El elemento esencial de la democracia que implica el respeto y la garantía de los derechos humanos ha cedido en el caso venezolano. Hay un segundo hecho, que probablemente no se va a discutir y es que el acceso al poder debe ser conforme al estado de derecho. ¿Qué ocurrió en el curso del último año? Maduro asume como encargado violentando la Constitución, fue vicepresidente con una prohibición constitucional de ser candidato y lo escogen candidato, luego va a las elecciones y se compromete con una auditoría consensuada con la oposición que no se da. El otro elemento es la falta de libertad de prensa y expresión como elemento sustancial. Por último, la separación e independencia de poderes públicos, al respecto es evidente la militancia política de la fiscal general, el TSJ y de la Defensoría del pueblo.
-¿A qué obedece la convocatoria del Consejo? 
-En casos que hay alteraciones del ordenamiento constitucional que afecta al orden democrático, le corresponde al secretario general pedir la convocatoria del Consejo Permanente para una apreciación colectiva de la situación y tomar decisiones que se consideren pertinentes, pero no lo hizo el secretario general y lo acaba de hacer Panamá. Venezuela ha tratado de frenar el debate.
-¿Qué se prevé que haga el Consejo Permanente?
-Hacer gestiones diplomáticas en Venezuela, proponer la posibilidad de enviar unos buenos oficiantes, personalidades que puedan venir, para que contribuyan a la normalización de la situación democrática.
-¿Por qué Venezuela se niega a esas medidas?
-En el curso de los últimos años se ha pretendido desmontar la estructura del sistema interamericano y fortalecer a la Celac y Unasur. El problema radica en que las cláusulas democráticas que vinculan a la OEA entienden la democracia como un derecho de los pueblos y las cláusulas democráticas de la Celac y Unasur ven la democracia en términos coloquiales, como el derecho sindical que tienen los gobernantes electos.
-¿Cómo se toman las decisiones en la OEA?
-Normalmente se toman por consenso, pero cuando no se alcanza el consenso hay una práctica de dejar las cosas como están, pero si el tema es crítico y tiene una justificación vital, entonces los estados tienen derecho a pedir votación.
-¿Se puede aplicar alguna sanción a Venezuela?
-Esto solo se hace cuando se está ante un Estado al que se le procura las asistencias diplomáticas necesarias, se le facilitan los buenos oficiantes para que se normalice la situación y la gestión diplomática resulta totalmente infructuosa. Entonces se convoca a la Asamblea General para que establezca si se produjo una ruptura del orden democrático y si eso ocurre, se puede tomar la decisión de suspender al país de la OEA. Pero ese es el efecto final.
-¿Se debatirá en el Consejo el tema de fondo sobre Venezuela o solo se decidirá si se convoca a los cancilleres?
-Es al Consejo Permanente al que le corresponde hacer la apreciación colectiva y decir si pone en práctica las gestiones diplomáticas y los buenos oficios. Si fracasa la gestiones o los buenos oficios, es cuando es pertinente la convocatoria de una conferencia de cancilleres en una asamblea general extraordinaria.