AUTOCRÍTICA DE PODEMOS » Un sector de Podemos critica la deriva hacia “un partido más”

Screen Shot 2015-06-10 at 5.09.13 PM

Echenique y 22 dirigentes firman un documento titulado Abrimos Podemos

Los firmantes señalan que Podemos ha dejado de ser el único instrumento de cambio

Un grupo de dirigentes de Podemos, entre los que se encuentra Pablo Echenique, secretario general de Podemos en Aragón, y varios diputados autonómicos, ha firmado un manifiesto que reclama una mayor apertura del partido a otras fuerzas para las próximas elecciones generales. El texto, titulado Abrimos Podemos: por una candidatura constituyente, señala que tras las elecciones autonómicas y municipales y la irrupción de las candidaturas de unidad popular Podemos “ya no es el único instrumento de cambio”.

“Abriendo Podemos” se llama el grupo, que se presenta como “una apuesta para mantener activa la herramienta Podemos”. Su objetivo no es otro que mantener la vigencia dentro de Podemos de “su mayor activo: la gente común haciendo política”. El documento con el que se dan a conocer hace un diagnóstico: tras las elecciones autonómicas y municipales, ejemplos como Barcelona en Comú y Ahora Madrid demuestran que Podemos ha dejado de ser “el único instrumento de cambio”, aunque reconocen que “nada sea posible sin Podemos”. Por eso reclaman que el partido se abra, para las generales, siguiendo ese modelo.

El manifiesto incide en que “la novedad de Podemos siempre estuvo en su apertura al exterior y en su pluralismo interno”. “En política, nadie es el mejor si está aislado”, señala en otro momento el texto, publicado en una página web creada al efecto, abriendopodemos.org. Su apuesta, por tanto, es que “debe recurrirse a las capacidades e iniciativas de todas las personas interesadas, de un modo u otro, por el proyecto”.

Precisamente en esas candidaturas municipalistas de unidad popular, en las que Podemos no lideraba, “los procesos de cooperación y el desborde han predominado felizmente frente a las tentaciones hegemónicas de partido”, indican.

El grupo apuesta por una apertura del partido para las generales, pero no despeja a qué otras fuerzas sociales y políticas incluiría, ni de qué forma. “La apertura que reclamamos hoy, ante la perspectiva de las próximas elecciones generales, debe tener consecuencias también en el modo en que Podemos se presentará a las mismas”, explica el manifiesto. Izquierda Unida ha hecho esta semana un llamamiento a Podemos y al resto de fuerzas de la izquierda para construir una candidatura de unidad popular para las generales. La dirección de Podemos ha asegurado, hasta ahora, que bajo ningún concepto Podemos se presentará a las generales con una papeleta que no vaya encabezada con su marca, y ha invitado a que quien quiera sumarse a su proyecto lo haga bajo su “paraguas” y liderazgo.

“Queda una cuestión pendiente para las próximas elecciones generales, y es la de si Podemos aspira simplemente a convertirse en un partido más, que contribuya al remiendo de un régimen en crisis, o si aprovechará la oportunidad histórica que se presenta para contribuir a una transformación democrática real”, señala el grupo, que pide “que la política esté a la altura de los tiempos y de las realidades sociales”.

Los dirigentes que han impulsado el manifiesto reclaman mayor apertura hacia fuera, pero también más participación y pluralismo hacia dentro. Así, los círculos deberían “recuperar su papel de espacios de debate y de decisión política presenciales”. Consideran que, además, hay que avanzar en otras formas de participación mucho más amplias, como asambleas populares. “Podemos tiene que estar presente en la televisión y en las redes sociales, pero también tiene que pisar las calles”, alertan. Entre sus propuestas de contenido, se encuentra la “renta básica universal e incondicional” —la medida estrella con la que se presentó Podemos a las europeas, y a la que renunció en su programa para las autonómicas— la auditoría ciudadana de la deuda financiera y un “proceso constituyente” que rompa “con un régimen oligárquico corrupto”. En la búsqueda de esos objetivos, vuelven a alertar, Podemos “deberá evitar que se reproduzcan las prácticas de los partidos del mal gobierno, basado en las excusas de la urgencia, la excepción y una supuesta meritocracia”.

Los impulsores de la iniciativa dejan claro que Abriendo Podemos no se crea contra nadie “ni se enfrenta a ninguna posición política existente”. Pablo Echenique ha asegurado a EL PAÍS que cree que lo que defienden es “bastante ortodoxo con lo que se debate y se piensa en general en Podemos”. “Lo pensamos casi todos o todos”, indica.  El propio Pablo Iglesias ha lanzado mensajes en esa dirección en las últimas semanas. “Debemos tomar nota también de la importancia de los liderazgos y los estilos que sirven para ir más allá de una identidad de partido. Podemos no puede ser en las generales un partido más sino un instrumento abierto a la participación y al protagonismo de todos aquellos que apuesten por el cambio”, señaló el líder de Podemos. Pero el partido invita a sumarse al resto bajo su batuta y su marca. Izquierda Unida ha reclamado, por su parte, que la convergencia sea “construida desde abajo” y que ningún partido tenga la “hegemonía” ni imponga su superioridad.

Además de Pablo Echenique, una veintena de miembros del partido, entre ellos varios diputados autonómicos, firman el texto. Como Beatriz Gimeno e Isidro López, diputados en la Asamblea de Madrid, y Juan Manuel Moreno Yagüe, diputado en el Parlamento andaluz. También lo rubrican los cargos orgánicos como Rubén Martínez Moreno (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podem Catalunya), Marisa Almor Sabirón (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos en Aragón) o Domingo Garí Hayek (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos en Canarias).

MÁS INFORMACIÓN