Share this:

" />
Blanca Rosa Mármol: El único cambio visible en el TSJ es un poquito más de “glamour” – ESPERANZA MÁRQUEZ -TalCual 15 junio 2013

Screen Shot 2013-06-15 at 1.39.48 PMBlanca Rosa Mármol de León, abogada especialista en Ciencias Penales y Criminológicas. 
Magistrada de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia desde 2002 hasta 2012, cuando fue destituida por el TSJ, junto a 6 magistrados más. Se cansaron de sus votos salvados y para poder tomar decisiones “convenientes” como era legitimar la “continuidad” del gobierno. 

¿Ve algún cambio en el TSJ con la nueva junta directiva?

Es más de lo mismo, el único cambio visible es que la presidenta tiene más glamour, tiene mejor presencia, pero es lo mismo. A la doctora Gladys Gutiérrez al principio quise darle el beneficio de la duda, pero veo que va siguiendo los mismos pasos. Además, no debemos olvidar que ella firmó esas decisiones que nos conculcaron nuestros derechos cuando idearon la continuidad administrativa para que el presidente no se juramentara, cuando dijeron que el que se encargaba era Maduro y no el presidente de la Asamblea en una clara usurpación; cuando dijeron que Maduro seguía siendo candidato, siendo presidente, cuando sacaron a todos los magistrados y a mí también colocándonos los suplentes, todo eso lo ha firmado ella. Nunca ha salvado el voto. Si tuve alguna esperanza, fue porque soñé que a lo mejor podía dar una mirada a su alrededor y darse cuenta de la realidad que estamos viviendo y rectificar, pero creo que no va a ser así.

¿Qué opinión tiene del retardo sobre la decisión de impugnación de las elecciones?
Es la otra manera de negar las cosas.

La Sala Electoral está jugando a demorar para después sacar una decisión fría porque llega un momento, y no hablemos de los lapsos que ya están vencidos, que el tiempo de la gente también se pasa y ves que ya nos tienen montados en las elecciones municipales. Es una estrategia muy lamentable que venga de unos magistrados que no enfrentan la decisión que tienen por delante que obviamente no es fácil, pero nadie ha dicho que sea fácil ser juez, mucho menos magistrado. Si no decides, si niegas siempre la libertad, si pones penas altas nunca está en juego tu cargo. El asunto es al revés.

El cargo está en juego cuando se reconocen los derechos de las personas, en este caso nuestro derecho a un sufragio limpio, a elegir, que es un derecho humano.

¿Tendremos que recurrir a instancias internacionales?
Sí, por una cuestión de principios. Estuvimos en un encuentro de la Comisión Internacional de Juristas y oí al que fue presidente de la Sala Constitucional en Perú hablando de cuando Fujimori. Fue impresionante, casi escalofriante porque tomaron las mismas decisiones que se están tomando aquí, como que es inejecutable un fallo de la Corte Internacional de los DDHH, y ese es el camino que se está tomando, el camino de la dictadura, de la autocracia, del abuso de poder. Pero tenemos que seguir luchando porque los derechos hay que ejercerlos y esto va a cambiar y cuando cambie, me refiero al Poder Judicial, tenemos que estar allí y la ciudadanía tiene que ir fijando los nombres de los jueces y el caso que les correspondió conocer y lo que hicieron, porque tiene que haber memoria.

Hablemos del caso de la juez María de Lourdes Afiuni.

Quiero pensar que cuando salga esta entrevista esté libre y estemos celebrando en medio de la ignominia, porque es el colmo que uno tenga que celebrar que se le reconozcan sus derechos, después de tanto tiempo y de todos los maltratos que ha sufrido. Nunca le van a reponer los años que estuvo maltratada, privada de su libertad, los daños morales, esas son cosas irreparables. Lo que ha pasado con María de Lourdes es lo que es la justicia en Venezuela. La justicia está secuestrada y esto debería ser un grito para la población porque lo que representa es que aquí todos estamos en lista de espera. El que entra en el sistema penal, el que por alguna malhadada circunstancia cae en las manos de un Juez de Control, se lo come el sistema, lo destruye, porque de ahí en adelante todos los derechos le van a ser negados. Yo espero que esta juez, Marilda Ríos Hernández, titular del Tribunal 17 de Juicio, se atreva y se dé cuenta de lo que es ser juez.

¿Estamos preparados para acogernos al Artículo 350 de la Constitución?
Hay que ser realista y darnos cuenta de que estamos sometidos por el poder, el poder económico, militar, por los jueces y a la hora de una reacción de ese tipo, la oposición debe hacer una resistencia democrática, tiene la fuerza de la razón, pero no tiene fuerza material ni física y en esas condiciones se tiene que dar la pelea que puede darse, la democrática. Entiendo la saturación de las personas, yo también estoy saturada, hay que usar los medios que realmente nos puedan dar resultados, porque en este momento no me imagino cómo invocando los artículos de la Constitución salir vencedores, lo veo difícil porque los muertos serían nuestros, de la democracia.

Entonces, ¿resistencia pacífica?
Pero activa, lo que están haciendo las universidades, lo que hacen las ONG, los defensores de los derechos de los presos políticos, lo que hacen los diputados cuando visitan otros países y, además, reinventándonos, pensando todos los días qué podemos hacer mejor y que tenga mayor resonancia, porque el gobierno puede ser muy autócrata, muy dominante, pero cuando se ve descubierto internacionalmente, no le gusta.