Carajito arrecho, policías culillúos