CARLOS CANACHE MATA @CarlosCanacheMa ‏ | EL MANDATO RECIBIDO 16J

Carlos Canache Mata19 de julio de 2017

 

La consulta popular del 16 de julio fue organizada por la oposición en apenas dos semanas, contadas a partir de su convocatoria, y tuvo que enfrentar, entre otras restricciones impuestas por la dictadura de Nicolás Maduro, prohibiciones de publicidad en los medios de comunicación, amenazas de destitución a los empleados públicos, suspensión de entrega de los CLAP,  montaje de un simulacro del fraude constituyente el mismo 16 de julio, y hubo hasta una solicitud al TSJ para impedir su realización.

   La MUD, representante de la oposición democrática, no disponía de los recursos suficientes para financiar el operativo comicial y, lo que es un dato esencial, solo se pudieron instalar 14.303 mesas de votación, mientras que en las elecciones habituales del CNE se ponen en servicio 45.000 mesas o más. Tampoco se dispuso de máquinas de votación.

   A pesar de esos y otros obstáculos, se informó el lunes 17 que, al completarse el escrutinio del 100% de los votos, los SÍ aprobatorios de las tres preguntas de la boleta de la consulta recibieron poco más de 7.600.000 votos, que superan los 7.587.780 votos supuestamente obtenidos por Maduro en la cuestionada elección presidencial del año 2013. Es decir, de haber sido un referendo revocatorio la consulta del 16 de julio, Maduro ya debía estar fuera del Palacio de Miraflores.

   Los venezolanos consultados le han dado legitimidad y un mandato a la oposición democrática para, en ejercicio de lo pautado en los artículos 333 y 350 de la Constitución, proceder a la nueva etapa del levantamiento democrático progresivo en la totalidad del territorio. En cumplimiento de ese mandato, la Asamblea Nacional y la MUD han hecho del conocimiento público las siguientes acciones.

     Primero, en la sesión de ayer martes 18 la Asamblea Nacional recibió el acta final de los resultados de la consulta popular y dio entrada al Informe Final de la Comisión de Postulaciones Judiciales para el nombramiento de nuevos magistrados del TSJ, exigiéndose además el rechazo y desconocimiento de la constituyente propuesta fraudulentamente por Maduro y su camarilla. Se demanda que la Fuerza Armada Nacional obedezca y defienda la Constitución de 1999 y acate la decisión popular del 16 de julio.

   Segundo, hoy miércoles 19 se está firmando un Compromiso Unitario para la Gobernabilidad, como primer paso para la conformación del Gobierno de Unión Nacional.

    Tercero, conformación, también hoy miércoles 19, de 2.020 Comités de la Hora Cero, que serán núcleos de la organización popular para la lucha por el restablecimiento del orden constitucional.

Cuarto, mañana jueves 20 se convoca a los venezolanos de todos los sectores sociales a un Paro Cívico Nacional de 24 horas, y el viernes 21  culminará en la Asamblea Nacional el nombramiento de los nuevos magistrados del TSJ.

    Ya el pueblo decidió. Si la dictadura no le hace caso y sigue con su fraude constituyente, se estará poniendo la soga al cuello.