CARLOS CANACHE MATA @CarlosCanacheMa | Aquel y este 23 de Enero

Screen Shot 2017-01-27 at 7.35.13 AM26 enero, 2017

Este 23 de enero de 2017 encuentra a Venezuela enfrentada desde hace 18 años a un régimen autoritario que cada día hace más visible y asume con más fuerza su rostro dictatorial

El 23 de enero de 1958 fue la culminación de la resistencia y la lucha de casi 10 años contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Una de las causas que precipitó el triunfo de la insurgencia popular-militar de ese día fue la sustitución de la elección presidencial mediante el sufragio universal, tal como lo establecía la Constitución (artículo 104) entonces vigente, por el plebiscito del 15 de diciembre de 1957. El dictador, en sesión extraordinaria del Congreso Nacional celebrada el 4 de noviembre, planteó “la realización de un plebiscito mediante el cual se determinará si se está de acuerdo con las ejecutorias del régimen y, por consiguiente, si se considera que la persona que ha ejercido la Presidencia de la República en este período debe ser reelegida”. El Consejo Nacional Electoral, recién nombrado rápidamente para la ocasión, dispuso que al votante se le entregaran dos tarjetas: la azul para la votación afirmativa y la roja para la negativa. El resultado final de la farsa arrojó 2.374.790 votos para el sí y 364.182 votos para el no, lo que permitió proclamar como presidente a Pérez Jiménez para el período 1958-1963.

Este 23 de enero de 2017 encuentra a Venezuela enfrentada desde hace 18 años a un régimen autoritario que cada día hace más visible y asume con más fuerza su rostro dictatorial. Nicolás Maduro también saltó en el año 2016, al igual como ocurrió en 1957, por encima de la Constitución actualmente vigente, impidiendo la realización del referendo revocatorio presidencial previsto en su artículo 72. Aunque cuenta con un CNE dispuesto a complacerlo en todo, la camarilla civil-militar que manda en Miraflores sabe que, en cualquier elección popular, la derrota sería tan arrolladora que le sería imposible, a los ojos del país y de la comunidad internacional, aparecer fingiendo una victoria. Por esa misma razón se viola la ley retrasando nuevamente la elección de gobernadores de estado y consejos legislativos regionales, que ya se debía haber efectuado el año pasado.

Coexisten con la grave crisis político-institucional otros hechos, por ejemplo para el 23 de enero de 1958, la corrupción, aunque grande, andaba en bicicleta; para el 23 de enero de 2017, la corrupción es gigantesca y anda a velocidad de avión, tocando horizontes de narcotráfico.