Carlos Canache Mata | OTRO GOLPE MÁS

Screen Shot 2016-10-26 at 10.22.49   La noche del día 20 de este mes, el Consejo Nacional Electoral (CNE) atracó, mediante una simple nota de prensa, a la soberanía popular que estaba en proceso de expresarse a través del referendo revocatorio (RR) del mandato presidencial de Nicolás Maduro. No es que estemos ante algo inédito, ya que había el antecedente de numerosos golpes asestados a la democracia y el Estado de Derecho. Pero el de ahora ha sido el más desvergonzado de los zarpazos inconstitucionales de esta ignominia que se ha prolongado por casi 18 años.

   Esa triste noche, el CNE ordenó la paralización de la recolección del 20% de las manifestaciones de voluntad solicitando el RR, programada para el 26, 27 y 28 de octubre, acatando y fundamentándose en las medidas cautelares de unos tribunales penales regionales que, sin competencia en la materia electoral, las dictaron al unísono y rápidamente, como en los reflejos condicionados de Pávlov, al oír el tañido de las campanas de Miraflores.

Screen Shot 2016-10-24 at 13.09.11La Asamblea Nacional (AN) en su sesión especial del domingo pasado, que realmente podemos calificar de histórica por lo que decidió y porque grupos oficialistas violentos emularon al Monagas de 1848 invadiéndola durante 45  minutos, declaró que estamos ante la ruptura del orden constitucional y la existencia de un golpe de estado contra la Constitución y contra el pueblo de Venezuela. Este atentado contra la voluntad electoral de los venezolanos es comparable al consumado por Pérez Jiménez el 30 de noviembre de 1052, con la diferencia de que éste ahogó esa voluntad después de haber sido votada, en tanto que Maduro la mató cuando se preparaba para ir a las urnas. La magia macondiana de un CNE que, con la excepción del rector Rondón, no conoce la honra, y de unos jueces penales que dan pena, le han hecho creer al régimen que ha obtenido un triunfo, cuando lo que le han ofrecido es el desenlace fatal de una agonía, no un laurel sino una corona.

   El  Acuerdo aprobado por la AN, en su parte resolutiva, dice que se está determinando la situación constitucional de la Presidencia de la República, en concordancia con uno de los considerandos del mismo en el que se habla del abandono de sus funciones constitucionales y de la probable doble nacionalidad de Maduro, agregando que esos asuntos iban a evaluarse y decidirse en la sesión convocada para ayer martes 25.

   La AN exige a la Fuerza Armada Nacional no obedecer ni ejecutar ningún acto o decisión que contraríe lo dispuesto en el artículo 328 de la Constitución Nacional. Tema que trataremos en otra ocasión.

   Invocando el artículo 333 constitucional, el Parlamento convocó al pueblo a manifestarse en la calle hasta lograr la restitución del orden constitucional, como lo hizo Alberto Carnevali en su llamado a la rebelión civil del 24 de diciembre de 1952, tiempo de nuestra penúltima dictadura.