Share this:

" />
CONTROVERSIA Alertan que el silencio oficial afecta reclamación venezolana -REYES THEIS | EL UNIVERSAL martes 3 de septiembre de 2013

Screen Shot 2013-09-03 at 9.46.31 AM

Figueredo dice que actos presidenciales comprometen destino jurídico

 

Maduro y Ramotar no hablaron públicamente de las concesiones guyanesas (Miraflores)

No hubo una frase, tampoco se emitió algún signo de incomodidad o protesta del Gobierno venezolano durante la visita a a Georgetown del presidente de la República Nicolás Maduro por la asignación de concesiones, de parte de Guyana, en la fachada atlántica venezolana.

A juicio de Emilio Figueredo, antiguo embajador ante las Naciones Unidas para la aplicación del Acuerdo de Ginebra, lo más grave de lo acontecido en Georgetown fue el silencio ante los actos jurídicos guyaneses. “Esto en derecho internacional es de extrema gravedad porque permite configurar por parte de Guyana un Estoppel, que dicho en palabras llanas eso el que calla otorga y no puede el país reclamar después, porque se considera que la palabra del Presidente o del Canciller vincula definitivamente al Estado”.

Según Figueredo “los venezolanos relativamente poco podremos hacer para corregir los entuertos, ya que lamentablemente en el derecho internacional abundan los casos en los que la palabra del Jefe del Estado ha comprometido para siempre el destino jurídico de su país”.

Del lado de la Casa Amarilla solo se emitió una nota de prensa para reseñar las impresiones del canciller Elías Jaua, pero no en referencia a la concesión otorgada a la trasnacional petrolera Anadarko en el llamado bloque Roraima, en la proyección marítima del estado Delta Amacuro; lo hizo para arremeter contra los ancestros de los dirigentes de oposición Leopoldo López y María Corina Machado.

Jaua destacó que quienes hoy realizan constantes críticas a la política exterior venezolana son los “herederos directos de esa burguesía vende Patria que ofreció a ingleses territorio”.

Por su parte, los integrantes del Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV), con respaldo del Frente Nacional de Pro Defensa del Petróleo Venezolano y del Grupo Pro Esequibo, le enviaron una carta al embajador de Guyana en Venezuela Geoffrey Da Silva, en la cual expresaron su preocupación, “por la forma como vuestro Gobierno está desarrollando, de manera ilegal y contínua, exploraciones y explotaciones en áreas terrestres, fluviales y marítimas de nuestra Guayana Esequiba (incluso en la fachada atlántica del Delta del Orinoco) con participación de empresas internacionales”.

Aseguran que estas actividades “demuestran actitudes y acciones inamistosas, violatorias de la soberanía nacional de Venezuela”.

La estrategia oficial 

El coronel Pompeyo Torrealba, autor del libro “A un Siglo del Despojo“, no considera errada la estrategia oficial del presidente Maduro sobre la reclamación venezolana.

Comenta que para la recuperación del Esequibo, Venezuela ha experimentado los mecanismos diplomáticos, políticos, militares y jurídicos.

“La solución que planteo es que tenemos que hacer un accionar social y económico y ocuparnos más de la gente que del territorio. En 113 años nos hemos preocupado del territorio y nos olvidamos de la gente”, opinó.

Dijo que “para que nos ocupemos de la gente, tenemos que tener un acercamiento, conocimiento, enamoramiento y penetración. Eso es lo que está haciendo el presidente Nicolás Maduro: acercarse para que nos conozcamos mejor, vamos a enamorarlos y que la direccionalidad e iniciativa esté de parte nuestra”.

No obstante, Pompeyo Torrealba considera que “si hay una situación donde Guyana se está extralimitando, tenemos que hacer el reclamo correspondiente”. Señaló que las acciones que pretendan desconocer los derechos venezolanos en la zona deben ser protestadas, “pero el problema es que la situación la politiza la oposición tratando de buscar problemas con Guyana”.