Share this:

" />
CRÓNICAS DOMINICAS El Guasón ataca de nuevo LUIS CHUMACEIRO
Sábado 02 de Noviembre de 2013  |  TalCual

Screen Shot 2013-11-03 at 4.44.55 AMMaduro abusa de su comicidad. Resulta que ahora le da por sugerir el camino a seguir a los demócratas que quieren salir de él. “Si la oposición quiere salir de mí debe recolectar las firmas y llamar a la consulta pero después que yo cumpla tres años”; usufructuando el poder y destruyendo a Venezuela, agrego yo.

Les confieso que este contrapunteo con el rastacueros me tiene aburrido. Pero él se lo busca. Eso de afirmar que “si algún día llega un gobierno de la burguesía no durará 47 horas” suena a consulta siquiátrica con Jorge Rodríguez, en la que el paciente confiesa sus temores más profundos a otro que está más enfermo que él. Ni Cantinflas, en su mejor momento de Ahí está el detalle se mostraba más insensato, confuso y contradictorio que este payaso sin igual: “si algún día llega un Gobierno de la derecha a la presidencia y las fuerzas revolucionarias bolivarianas deciden no dejarlo consolidarse, no duraría sino unos pocos días”. Viniendo de un Usurpador que tarde o temprano caerá por el peso del caos que está creando, suena prepotente.

Pero el delirio de este personaje de comiquita lo lleva a elucubrar el discurso más contradictorio y singular. Mientras declara la guerra a muerte a la burguesía y a la oligarquía, llama a “dialogar a las empresas privadas que quieran invertir a fin de potenciar el país”. ¿En qué quedamos? O eres marisco o eres molusco. O será que, como dice Ramón Guillermo, “tienen días preparando una excusa porque tienen miedo al 8-D y saben que van a perder”; añado yo, a pesar de la utilización grotesca de recursos públicos, el control institucional del CNE y el TSJ, la baja hormonal de los militares y el fraude continuado del cual hacen alarde.

El referendo revocatorio de un presidente requiere de una serie de requisitos que no se cumplen en este caso. El primer supuesto es que sea presidente de verdad y que llegue a cumplir tres años. Mira Maduro, son tus mismos compinches verdes los que te van a dar la patada voladora el año que viene cuando se termine de derrumbar el país y se percaten de que van a perder sus prebendas, si sigues mandando. Y eso de que llegaras al tercer año se parece a la promesa de que, algún día, una selección venezolana de fútbol va a ganar un Mundial.

El problema real es que todos, rojos y opositores, caímos en tu paquetico chileno. Sufrimos la escasez, la inflación, el desempleo y, en general, los efectos de las políticas económicas del viejo Giordani.

Estamos temerosos de la violencia y la delincuencia que con tanto tesón tus cómplices han creado. Somos víctimas de la corrupción de los habilitados que están a tu lado y a tus espaldas. Además, sentimos en el alma cómo se desintegra la soberanía y dignidad nacional gracias a tú contubernio con los cubanos y todos aquellos que se acuestan en tu cama, mientras discurseas que ahora sí tenemos patria.

A ti se te aplica el de “reconócelos”. Esa práctica fascista y nazi que pretende someter a todo aquel que te adversa al odio público. Tu problema es que todo el mundo te reconoce a ti como un usurpador, causahabiente de un desgraciado accidente de la historia. Autor intelectual del proceso de miseria y humillación al que es sometido, todos los días, el pueblo venezolano.

Y tu gente no encuentra qué inventar.

La ministra de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, denuncia un supuesto ataque de la empresa Twitter ya que los que te siguen están dejando de serlo y has bajado aceleradamente el número de seguidores. Giordani insiste en que el socialismo necesita de la escasez y que el comunismo al fin pegará una, al menos en Venezuela. Rafael Ramírez fue ascendido porque, aparte de desmontar aPdvsa, logró el record Guiness de importación de combustibles desde gringolandia. Tú mismo, colaboras en el posicionamiento de la revolución bananera en la cúspide del ridículo al intercambiar silbidos con los pajaritos y reconocer el rostro de tu padre en una excavación del Metro.

De manera que no pegas una, pajarraco silbón. Y en esa búsqueda de felicidad a través del ministerio que acabas de crear, lo mejor que puedes hacer es extender la navidad desde el 1° de noviembre, tal como lo acabas de decretar, hasta el 4 de febrero del 2014. Seguramente a todos se nos olvidará en enero que estamos comiendo cable. Guasón.