Datos y más datos para la historia de la tragedia ladrona del socialismo XXI

Diego González

Fonden y Giordani: inmenso atraco de $ 70.000 millones

La acuciosidad del experto financiero Miguél Octavio ha dado frutos. Con la asistencia de otro blogero, Francisco Toro, y de un Diputado de la Asamblea Nacional, ha obtenido documentos de la oficina de Jorge Giordani que constituyen los únicos datos que se conocen sobre los gastos efectuados por FONDEN, el turbio fondo paralelo creado por Hugo Chávez para disponer de los dineros públicos venezolanos. Los documentos obtenidos por Miguel Octavio contienen una lista de proyectos financiados por FONDEN sin transparencia o rendición de cuentas. El monto de lo gastado hasta ahora asciende a la inmensa suma de $ 70.000 millones. 
 
Uno de los hallazgos más importantes de Octavio ha sido un aparente faltante de $ 29.000 millones en esas cuentas. Ello se deduce de la diferencia entre los totales de los proyectos listados y el desembolso total que declara FONDEN.
 
Hay mucho paño adicional donde cortar. Los proyectos lucen altamente sospechosos de sobrecostos y carecen por completo de la necesaria información que permita saber si los dineros han sido eficientemente utilizados.

Los venezolanos tenemos el derecho de saber, por ejemplo, cuales han sido las 72 fábricas “socialistas” construídas por el Gobierno a un costo de $ 355 millones. Tenemos el derecho de saber por qué se sigue gastando en el Central Azucarero Ezquiel Zamora la inmensa cantidad de $ 70 millones. Nos tienen que explicar por qué se gastaron $ 20 millones para instalar una fábrica de pólvora. ¿Existe esa fábrica? ¿Vale los millones que se han gastado en ella?
  
 La lista incluye algunos asuntos realmente grotescos. Chávez envió 40 cadetes a ser entrenados en Bielorrusia, no sabemos para qué. Ello le ha costado a la nación venezolana $ 10 millones, así como oyen. Cada cadetico nos ha costado $ 250.000. ¿Qué le pueden haber enseñado en la tierra del dictador Lukashenko a esos cadetes?

Los proyectos petroleros de PDVSA en CUBA le han costado al país, solo a través de FONDEN, casi mil millones de dólares. Y esto no incluye la hemorragia petrolera, cien mil barriles diarios de nuestro petróleo que van a los Castro, es decir, unos $ 2.500 millones anuales de regalo a los déspotas cubanos. Esta es una entrega indigna a un régimen moribundo, por lo cual hay que protestar vigorosamente y pedir el enjuiciamiento, como lo he pedido y lo vuelvo a pedir, de Ramírez, Merentes y Giordani.
 
Una planta de pulpa y papel nos ha costado $ 551 millones. ¿Dónde está esa planta? ¿Está produciendo? ¿Cómo puede valer esa inmensa suma? Que nos muestren lo que se ha hecho con este dinero, que serviría para construír 10.000 casas para los venezolanos.
 
La numeración de la lista se interrumpe de repente. ¿Dónde están los proyectos “desaparecidos”? Esos pueden ser los desaguaderos por donde desaparecieron los $ 29.000 millones “extraviados”.
 
Se reseñan $ 16 millones para fabricar algo llamado FILGRASTIM, algo producido por muchas compañías en el mundo para combatir la pérdida de médula ósea producida por la quimioterapia. ¿A quién se le ocurrió esto? ¿Cómo es posible meter $ 16 millones de los venezolanos en algo que se puede conseguir en los mercados mundiales? Para sistemas de riego y vías agrícolas que no sabemos si se han completado, en La Planicie de Maracaibo y en el Estado Guárico, se ha gastado la increíble suma de $ 1.500 millones. Y seguimos importando la comida y dejando que se pudra. ¿En qué estado están esos proyectos? ¿Se habrán ejecutado realmente o es una manera más de robarse el dinero, como sucedió con la gabarra Aban Pearl, convenientemente hundida?
 
Venezolanos: estamos frente a un hamponato que debe ser enviado a la cárcel. Son ineptos, corruptos y desfachatados. La oposición venezolana puede y debe armar un caso formidable contra este inmenso crimen de FONDEN. Hay que insurgir porque el silencio nos convierte en cómplices.
 
 Jorge Giordani es el principal responsable de este inmenso fraude, inepto y corrupto.