Share this:

" />
del Blog de Marcelo -11 de septiembre de 2011… no sé quién es Marcelo

“La emblemática novela de Miguel Otero SilvaCuando quiero llorar no lloro, publicada en 1970, es decir, hace 4Screen Shot 2013-05-27 at 12.51.21 PM3 años, sigue vigente como testimonio de la contradictoria realidad social venezolana y latinoamericana.

En el marco de aquella Venezuela que en 1958 emprendía con optimismo su camino hacia la democracia, el  vertiginoso proceso de modernización, merced a la bonanza petrolera, agudizó las tremendas desigualdades sociales entre los pequeños seres, como diría Garmendia, que pueblan la urbe…

Si, como decía Sartre, la literatura es revelación de lo humano, la novela Cuando quiero llorar no lloro da cuenta de la paradoja de vivir en sociedades que preconizan la democracia como valor, pero que engendran modos de vida fundamentados en la desigualdad social.

Desde el punto de vista literario, uno de los logros de la novela, a mi juicio, es esa exploración en la conciencia de los personajes, el torrente de pensamientos desvelado en párrafos intensos, trepidantes, donde la experiencia de los sentidos, se entremezcla con las impresiones, las ideas, los anhelos,… en definitiva, el mundo interior de cada uno de los Victorinos.
Literatura, política, psicología, sociedad, todo es aquí conocimiento de lo humano. Una propuesta estética saturada de realidad, un leer y un escribir para comprender la realidad, amar la realidad, y, si fuera posible, cambiar la realidad.
Obras literarias como estas nos ayudan a mantenernos “despiertos”, a no aceptar como si fuera normal  la opresión y la desigualdad, a vencer las tentativas de ciertas ideologías que pretenden disfrazar la realidad, justificando y ocultando las injusticias sociales…”