Share this:

" />
DESDE EL PRINCIPIO 11 claves para el 23 AMÉRICO MARTÍN
Sábado 25 de Enero de 2014  |  TalCual

Screen Shot 2014-01-26 at 3.05.08 PM1 Las autocracias necesitan cambiar la historia para reescribirla a su aire. Se sitúan a sí mismas en la cúspide de la evolución humana. Todo lo precedente no ha sido más que eslabón o premisa de su triunfo. Se atienen más al evolucionismo movido por la ley del más fuerte, de Darwin y Spencer, que a la historia de Marx motorizada por la lucha de clases. Diseñaron una hoja de ruta preparada para borrar los hechos que no calcen en el resultado. Incluso los viejos héroes serán eliminados del recuerdo si más tarde disienten.

Sus ruidosamente exaltados aportes revolucionarios del pasado serán fríamente excluidos en la reedición de la historia.

2 Cuando semejante gracia emana de un bloque político en el poder o de un caudillo sin disputa, el resultado es la división profunda de la sociedad. Los componentes de odio, escarnio y descalificación la hacen irreparable y excluyente. El caudillo necesita afirmarse mediante una ideología única obligada a exterminar las otras.

3 El pluralismo democrático es intolerable y debe ser proscrito. A la hora de calificar el significado del 23 de Enero de 1958 no cabe objetividad. Analizan esa fecha a partir de las políticas y las pasiones violentas actuales. Por eso han intentado ignorarla o cargarle responsabilidades que no le vienen.

4 Fue ciertamente el pronunciamien- to civil más extenso y brillante del siglo XX venezolano. Manuel Caballero prefiere el 14 de febrero de 1936, cuando sobre el cadáver del dictador Gómez la modernidad se expresó en nuevos partidos, teorías, organizaciones gremiales y sindicatos. Las ideas democráticas desplazaron por un tiempo el pernicioso pasado caudillista, el militarismo, la absoluta sequía de libertades. Pero a mi juicio más valor tiene el del 23 de Enero, cuyas lecciones son borbollantes, como el agua hervida. Se destruía una dictadura militar adornada de exaltaciones bolivarianas y cuarteles, se convocó a elecciones universales y una comisión parlamentaria plural elaboró la Constitución de 1961, la más democrática y de mayor consenso en la historia. En ella pusieron sus manos Caldera, Jóvito, Gonzalo Barrios y también Salvador de la Plaza y Pompeyo Márquez.

5 Fue el resultado de una unidad amplia de fuerzas diversas que fueron capaces de levantar un claro programa: expulsar al dictador y sus cómplices inmediatos. Y tender sin prejuicios la mano a los demás. La unidad es siempre unidad de lo diverso. Lo contrario: la total homogeneidad banderiza no es unidad sino identidad, no es fuerza sino debilidad. Probó que nadie más ingenuo que los amigos del todo o nada, del ahora o nunca, como postulados inmanentes. Vencer es ganar todo lo que pueda ser atraído y neutralizar lo que no se pueda atraer. Dialogar es un arma revolucionaria porque va con el deseo profundo de la gente.

6 Decir que el 23 de Enero consagró el puntofijismo y el bipartidismo ADCopei es un tendencioso simplismo destinado a justificar el colosal retroceso de los últimos tres lustros. El 23 de Enero fue una insurgencia civil que despertó a los militares democráticos. Y Punto Fijo fue un paso orgánico adelante, para nada exclusivo de AD y Copei como se pretende maliciosamente. El Partido Comunista trabajó activamente en todas las comisiones del acuerdo, aun sin ingresar en la coalición gubernamental.

7 Punto Fijo cerraba el camino al golpismo mediante una sana medida: puedo discrepar del ganador en las elecciones, pero me obligo a apoyarlo frente a insurgencias golpistas y anticonstitucionales. Dada su amplia mayoría electoral, AD y Copei se alternaron por varios años en el mando y por eso fueron los partidos amenazados. Pero no era imposible derrotarlos y beneficiarse de la previsión.

8 Decir en cambio que fue una torva maniobra para perpetuarse en el poder es una truculencia interesada. Sobre todo si proviene de un grupo político que se ha perpetuado por 15 años cabalgando sobre despojos democráticos, pensamiento único, universidades autónomas sistemáticamente agredidas, amenaza feroz a la libertad sindical y restricción acelerada del pluralismo, las libertades y los derechos humanos. Imposible no colocar por cierto en posición bien visible la libertad de expresión y la independencia de medios y periodistas, sin censura ni autocensura.

9 El MIR y el PCV se ajustaron desde su aguerrida oposición a la regla de Punto Fijo cuando condenaron el atentado contra la vida del presidente Betancourt, prueba de que una coalición orientada a acorazar la balbuciente democracia debió incluir a la izquierda. No hacerlo fue un mal cálculo, pese a que los propios comunistas -según aclaró Betancourt- aceptaron no integrarse al gobierno para no abrir flancos que golpearan la naciente democracia. La derecha republicana gobernaba en EEUU y en Venezuela agresivos sectores militaristas pugnaban por retomar el mando. Que la izquierda se desasiera de fórmulas electorales no fue por causa de Punto Fijo. Fue la impactante victoria de Fidel Castro la que la indujo a dar ese paso.

10 El deseo de reproducir el ejemplo fidelista provocó bruscas rupturas en la socialdemocracia hemisférica. Apenas a un año del gobierno de Betancourt y uno de la revolución cubana, la izquierda de AD fundó el MIR.

Atribuir la lucha armada al recién nacido Punto Fijo es poco menos que una falacia.

11 Los buenos historiadores suelen prosperar en los escenarios oscuros. Su noble tarea ha sido defender la memoria contra el olvido, el pluralismo contra el absolutismo. El trágico momento que vivimos los ha puesto, afortunadamente, a la cabeza del pensamiento. Saben que en el fértil limo de la libertad está la fuerza de la verdad.