Share this:

" />
Editorial – 8D: Una primera reflexión

Screen Shot 2013-12-09 at 9.40.45 AMAntes de pronunciarnos sobre los resultados finales a la espera de que tengamos cifras creíbles podemos desde ya felicitar a Henrique Capriles, a la Unidad los importantes logros alcanzados en la desigual y asimétrica lucha por restablecer la democracia en nuestro país

Más que hablar de los resultados de las elecciones de este domingo nos sentimos en la obligación de referirnos a la actitud descarada, abusiva, fuera de toda norma de decencia y de respeto a las leyes que sigue teniendo este régimen antidemocrático.

El espectáculo que dio el Presidente de la Asamblea Nacional en la nueva VTV que es Globovisión y luego la presidente del CNE dando resultados parciales que pretendía reflejar un triunfo del oficialismo que no es tal, es no solo vergonzoso sino la expresión más clara que para este régimen la democracia no es más que un instrumento para mantenerse en el poder y que lo único que importa es que para hacerlo el fin justifica los medios. El general Padrino, jefe del Plan República, pretendió erigirse en nuevo líder político en discurso madurado con el anuncio de haber actuado “apegado a la prostitución de la República”.

Uno de los casos más bizarros fue la extraña aritmética de Tibisay Lucena que empezó por decir que había votado el 98% de la población para luego indicar que el PSUV había ganado contra el partido de la MUD, sin sumar lo que ha debido hacer que era los que votaron por el oficialismo y los que votaron por el cambio. Cualquiera que sepa sumar verá que según sus propias cifras perdió a nivel nacional el oficialismo.

En todo caso antes de pronunciarnos sobre los resultados finales a la espera de que tengamos cifras creíbles podemos desde ya felicitar a Henrique Capriles, a la Unidad los importantes logros alcanzados en la desigual y asimétrica lucha por restablecer la democracia en nuestro país. Tampoco podemos soslayar la actitud irresponsable de aquellos que prefirieron ver los toros desde la barrera sin percatarse de que lo que estaba en juego era mucho más importante que unas municipales.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: www.analitica.com