EDITORIAL @analitica | Asesinos de sueños

MAYO 12, 2017Screen Shot 2017-05-12 at 3.58.28 PM

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

César Vallejo
Los Heraldos Negros

La juventud es por definición soñadora y atrevida y es así porque sabe que tiene la vida por delante y en su mente no anida aún el egoísmo, todo es hermoso y posible.

En nuestro país es feroz la represión del Gobierno que, por sentirse acorralado, recurre a ella para evitar una derrota electoral y responder penalmente por violaciones a los DDHH y por enriquecimiento ilícito.

Ante esa disyuntiva, los sectores más extremistas del gobierno de Nicolás Maduro han obligado, con sus decisiones, a que se imponga una salida sin retorno para reestablecer el hilo constitucional, que terminó de ser cercenado por la inconstitucional sentencia del TSJ, situación ahora agravada por la convocatoria ilegal a una Asamblea Nacional Constituyente, que luce más corporativa que del pueblo.

La calle ha sido tomada por jóvenes, las protestas son casi a diario desde abril y ante esto el Gobierno tomó el camino equivocado al usar una represión desmedida. Van más de 40 muertes, casi 800 heridos y más de 2045 arrestos, creyendo que así se siembra el miedo y se doblega la voz del descontento popular.

Pero lo que lograron con este cruel ataque a civiles desarmados fue movilizar aún más a la juventud de este país, que decidió ponerle fin a la barbarie y enfrentar las huestes represivas con escudos de cartón y con la voluntad y decisión de los que sueñan en un mejor futuro para Venezuela.

La respuesta brutal ha sido golpear, someter a juicios militares y no importarles los asesinatos de jóvenes en la flor de sus vidas.

No podemos entender que la crueldad se haya anidado de tal manera en las principales cabezas del Gobierno que, hasta la fecha, no se ha escuchado una expresión de pesar por los fallecidos y lo único que han hecho es tratar de desviar la culpabilidad hacia los opositores, cuando las imágenes y videos tomados por testigos presenciales muestran quienes disparan a quema ropa y no al aire.

Lo que está sucediendo en nuestro país es trágico, porque están asesinando a los que sueñan con una Venezuela libre, democrática e incluyente.

Las autoridades competentes deben recordar que son servidores del pueblo y los jóvenes que manifiestan son parte de este, a quienes las autoridades deben servir. El llamado es a que cumplan con su deber de velar por el cumplimiento de los derechos establecidos en la Constitución y evitar que se sigan asesinando vilmente a los soñadores de libertad.