Share this:

" />
Editorial analitica.com ¿Importa Globovisión? Miércoles, 21 de agosto de 2013

En esta realidad quienes tienen que angustiarse por el vaso que se vacía son los chavistas. Para la oposición el vaso se sigue llenando, lo que Globovisión haga o deje de hacer es asunto de ellos Screen Shot 2013-08-21 at 8.01.29 AM

Algo no está funcionando en esta Globovisión bajo nuevas manos, hasta el presidente de la junta directiva de los nuevos propietarios renuncia a su cargo. Un canal de televisión -como cualquier medio de comunicación- es la gente que idea, organiza, produce y presenta en pantalla sus programas, y es alli donde los nuevos dueños de Globovisión parecen estar teniendo problemas preocupantes, a juzgar por la combinación de despidos y renuncias de periodistas y figuras internas de producción y gerencia, que parece haberse convertido en avalancha.

Un problema mayor que esa situación, que en cualquier caso corresponde resolver a los directivos, es la percepción que algunos opositores empiezan a tener, una sensación de derrota, de que no hay esperanza, de que se ha cerrado la última puerta.

Es una falsa creencia que sólo pueden cultivar personas que se encierran en sí mismas, cultores del vaso medio vacío, pesimistas a cuyo desánimo la oposición -ciudadanos y activistas políticos- se ha venido sobreponiendo con un éxito que se ha comprobado, para no ir más atrás, en la elección del 14 de abril. Aunque no hubiesen habido votos sospechosos, tema que sigue vivo y en activa discusión, los resultados oficiales del CNE demostraron un sólido crecimiento del electorado opositor y una fuerte caída del chavista.

Con una impresionante red de televisoras, emisoras de radio nacionales, regionales y comunitarias, periódicos y revistas, además de un intenso uso de las nuevas redes sociales, aun así el chavismo no sólo no crece sino que se reduce y el Gobierno sigue teniendo una imagen popular en decrecimiento. Con gritos, insultos, agresiones físicas, funcionarios, militares y policías a sus órdenes, con más de 100.000 millones de bolívares en créditos adicionales, en sólo seis meses el Gobierno de Nicolás Maduro cierra puertas pero no logra convencer. Es lógico que tengan miedo especialmente de cara a las elecciones municipales de diciembre, y comprensible -aunque no justificable- que tomen medidas políticas equivocadas incluso contra las voluntades de sus propios simpatizantes.

En esta realidad quienes tienen que angustiarse por el vaso que se vacía son los chavistas. Para la oposición el vaso se sigue llenando, lo que Globovisión haga o deje de hacer es asunto de ellos, ahogándose en su propio pequeño vaso.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: www.analitica.com