EDITORIAL @analitica | Farmatodo y la esquizofrenia revolucionaria

AnalíticaEditorialMiércoles 4 de febrero de 2015

Las medidas tomadas son un exabrupto político ilegal: un gravísimo errorScreen Shot 2015-02-04 at 11.39.12 AM

La desesperación, unida al desconocimiento de la realidad económica, es una mezcla letal que puede producir daños irreparables al aparato comercial de Venezuela.

Las medidas tomadas contra la gerencia de Farmatodo no solo son un exabrupto político ilegal, sino lo que es peor aún: un gravísimo error.

Poner presos al Presidente y al Gerente General de la cadena farmacéutica no va a resolver el problema de las colas en los distintos dispendios de productos ya que estas no son, como pueden pensar algunas cabezas calientes, generadas por una confabulación de empresarios contra el régimen, sino por una realidad económica subyacente que se denomina escasez.

Si los bienes fuesen abundantes y la producción nacional abasteciera a la mayoría de los negocios, no habría colas, como nunca las hubo durante la era democrática, e incluso en los primeros años de esta pseudo revolución. Lo que sucede es que ya no hay producción nacional, como lo señaló recientemente el propio Giordani, y se agotaron las divisas para poder importar todo lo que el país requiere para funcionar con normalidad.

A esta precaria situación se suma la información suministrada por quien sea a los llamados bachaqueros que, una vez reciben “el pitazo” sobre la llegada de determinado producto escaso a algún sitio, arman tremendas colas para comprarlos baratos y revenderlos con ganancias exorbitantes en lugares públicos, bajo la mirada cómplice de las autoridades.

Esto que ocurre hoy en nuestro país es un show mediático para convencer a los menos informados que el gobierno lucha para vencer una presunta guerra económica, que no es otra que la absoluta incapacidad que tiene para gobernar.