EDITORIAL @analitica | Fuga hacia el abismo

Screen Shot 2015-08-26 at 12.25.52 PMMiércoles 26 de agosto de 2015

Maduro, el heredero designado, está atado de pies y manos a unas consignas ideológicas que imponen un comportamiento en el manejo del Estado

Cuando un empecinado constata que su empeño no es viable no retrocede, por el contrario, acelera la marcha porque prefiere inmolarse a tener que reconocer que siempre estuvo errado.

Algo parecido ocurre con el proyecto revolucionario esbozado y muchas veces cambiado por Chávez, quien desde una versión original inspirada por el neo fascista Ceresole, sucumbió ante el indudable encanto de una lucha anti imperialista que solo existía en la cabeza de Fidel.

Nunca se detuvo a pensar en por qué esa lucha propuesta por Castro no solo no venció al Imperio, sino que generó miseria y estancamiento en la presunta isla de la felicidad.

Hoy Maduro, el heredero designado, está atado de pies y manos a unas consignas ideológicas que imponen un comportamiento en el manejo del Estado y en particular de su economía que, no solo están condenándolo al mas estruendoso fracaso, sino que su actual mentor, Raul Castro, está aceleradamente deslastrándose de tanta incoherencia presuntamente revolucionaria.

El desenlace de esta paradójica situación ya no está en sus manos porque no puede desdecir lo que Chávez dijo e hizo y el tiempo corre aceleradamente y lo empuja inexorablemente hacia el abismo.