EDITORIAL @analitica | La crisis venezolana afecta a la región

ABRIL 11TH, 2018Screen Shot 2018-04-12 at 4.48.08 PM

La crisis económica, social, humanitaria y sanitaria que hoy afecta a la mayoría de los venezolanos se propaga más allá de nuestras fronteras, convirtiéndose en un peligro latente para muchos países de la región, ya que con la emigración forzada de más de 4 millones de venezolanos, está causando problemas de distinta naturaleza en diversos países hacia los cuales se ha dirigido la diáspora.

Evidentemente, Colombia es la más afectada por la enorme cantidad de compatriotas que han buscado refugio allí. Se estima que la cifra puede estar cercana al medio millón de personas. Este flujo no previsto de habitantes genera presión sobre los servicios públicos, sobre la seguridad y se convierte en un complejo problema económico que requiere de asistencia internacional para atenderlo adecuadamente.

Hay ya una vasta experiencia en la materia que se ve reflejada en las medidas y soluciones que la comunidad internacional ha implementado para paliar los efectos de la crisis migratoria.

La crisis en Siria, que para dar idea de su dimensión, sólo en Turquía se registran más de 5 millones de refugiados, ha originado problemas políticos en Alemania y algunos países como Hungría y Polonia han elegido a gobiernos radicales que simplemente impiden el acceso de los migrantes. En otros, ha desencadenado el fortalecimiento de las opciones políticas de extrema derecha.

Un intento para detener el flujo migratorio hacia Europa ha sido organizar una solución para refugiados en el Líbano y en Jordania, con la ayuda de la Organización de las Naciones Unidas, del Banco Mundial y de otras organizaciones con fines humanitarios.

Es de prever que soluciones similares se establezcan relativamente pronto para la diáspora venezolana antes de que, de seguir al ritmo actual, comiencen a surgir brotes xenofóbicos en la región.

Estas medidas serían meramente paliativas ya que la solución debería residir en presionar a todos los niveles para lograr una salida democrática y negociada a la actual situación en Venezuela y dar paso a un gobierno de emergencia nacional que con apoyo internacional inicie el proceso de recuperación nacional.