EDITORIAL @analitica | La hora de la verdad

JULIO 14TH, 2017Screen Shot 2017-07-14 at 8.14.27 AM

El domingo Venezuela y el mundo sabrán quiénes dicen la verdad y quiénes mienten sobre el respaldo popular en los dos eventos pautados para ese día. Por un lado, la Asamblea Nacional convoca una consulta popular con base en sus atribuciones constitucionales y, por el otro, el CNE convoca al simulacro de una asamblea constituyente que no está conforme a derecho.

Estas dos actividades serán una verdadera prueba de fuerza para determinar quién tiene mayor apoyo de la población. Lo curioso es que el régimen pareciera no querer que la gente vea lo que ocurrirá ese día porque, diligentemente, CONATEL ha emitido opinión al decir que la consulta popular es ilegítima y que es un acto de la derecha para desestabilizar al gobierno y, por lo tanto, los medios no podrán informar al respecto so pena de ver sus concesiones anuladas, ser sacados del aire y quién sabe que otras sanciones puedan ser impuestas a quienes no acaten el ukase del órgano mayor de la censura.

Es bueno recordar que la Constitución proclama la libertad de expresión en sus artículos 57 y 58 que rezan así:

Art 57 : Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión, y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura

Art 58 : La comunicación es libre y plural, y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea afectada directamente por informaciones inexactas o agraviantes…..

Lo que debe reflexionar el director de CONATEL es si él realmente considera ilegal el ejercicio de la democracia participativa y protagónica, que fue la piedra angular del pensamiento político de Chávez, y que la hizo plasmar en los artículos de la Constitución más arriba señalados.

El sol y la verdad no lo tapan las manos de quien no quiere que la vean.