EDITORIAL @analitica | La intolerancia aborrece el humor

AnalíticaEditorialMiércoles 4 de marzo de 2015

Screen Shot 2015-03-04 at 9.37.45 AM

La intolerancia, las dictaduras y el totalitarismo temen al poder corrosivo del humor, por eso tratan siempre de silenciarlo

El humor, sobre todo si es sarcástico y fino, es un irritante para regímenes estultos e intolerantes. Durante la dictadura de Pérez Jiménez existía un censor oficial de los medios de comunicación llamadoVitelio Reyes, nada que disgustara al que el vulgo llamaba “Tarugo”, se podía publicar.

En España, en la época de Franco, había un semanario humorístico llamado La Codorniz, que por lo general hacia un humor banal, pero un día cuando la nieta del generalísimo, se casó con un noble y se cambió el apellido, ese día fue publicado este editorial: Botín es a botón como cojín es a x, nos importan dos x que nos cierren la edición.

Más recientemente vimos en París con el semanario Charlie Hebdo hasta dónde puede llegar la intolerancia cuando el humor molesta.

En nuestro país estamos transitando a paso de vencedores la censura al humor cuando “por razones fiscales” se cierran tres salas en el país, en las que –casualmente- se iba a presentar el espectáculo Laureamor y Emidilio.

La intolerancia, las dictaduras y el totalitarismo temen al poder corrosivo del humor, por eso tratan siempre de silenciarlo, pero nunca lo logran porque esta es la válvula de escape de todo pueblo oprimido.