EDITORIAL @ analitica | La resolución del Senado americano

MARZO 3, 2017Screen Shot 2017-03-03 at 8.11.11 AM

La reciente resolución unánime del Senado de los Estados Unidos de América, referida a la situación actual de nuestro país, es un documento que refleja, no ya una posición de un determinado bloque político, sino una visión unitaria, por demás rara en estos tiempos, de los congresistas de ese país, sobre lo que consideran una situación grave de lo que hoy está ocurriendo en Venezuela.

En primer lugar plantea que es indispensable abrir espacios para una ayuda humanitaria, que permita aliviar la escasez de alimentos y fármacos. También sostiene que es indispensable restablecer el orden constitucional y liberar a los presos políticos.

Aparte de las consideraciones generales, que van al detalle de muchas fallas -que según esa resolución imperan en nuestro país-, la declaración exige a la presidencia de los EEUU que tome medidas específicas en lo que se refiere a violaciones de los DDHH y otros delitos internacionales. Y pone un énfasis particular en apoyar a la OEA, así como la iniciativa de su secretario general, Luis Almagro, para que se le aplique la Carta Democrática al actual gobierno venezolano.

Esta inusual y fuerte resolución deja en claro que se está configurando en una política de Estado, que significaría un cambio con relación a la política prudente llevada a cabo durante la administración Obama.

Al mismo tiempo, abre una rendija para una solución pacífica a la crisis al llamar a negociar, pero con la finalidad de restablecer el orden democrático, que definen como el restablecimiento de la separación e independencia de los poderes del Estado, la celebración de elecciones libres, la liberación de presos políticos, la libertad de prensa y, entre otros considerandos, ponerle coto a la dilagada corrupción.

No es hora de enfrentamientos, sino de buscar soluciones pacíficas a la crisis, y de buscar las fórmulas que mejor permitan una transición incruenta hacia la democracia y la libertad.