EDITORIAL @analitica | La sonrisa de los Papas

MAYO 29, 2017Screen Shot 2017-05-29 at 8.43.12 AM

En la famosa novela de Umberto Eco El nombre de la rosa se construye una trama de crímenes en una abadía de la edad media para impedir que se conozca el segundo libro de la poética de Aristóteles dedicado a la comedia y la risa.

Según el monje español Jorge de Burgos, el extraño personaje de esta novela, la razón de ese intento de ocultar la verdad se basaba en el peligro que representaba la risa para la fe y para el ser humano, por su naturaleza polisémica que denota el verdadero estado del alma y que deja traslucir los sentimientos. Para el muy serio monje el hombre no debe reir, porque de hacerlo, su rostro asume el aspecto grotesco de un mono, y su alma pierde el temor a Dios.

Los humanos de hoy sabemos que la sonrisa, y más aún la risa, es una expresión sana para liberar las tensiones internas que nos impone la cotidianidad y, por lo general, sentimos rechazo hacia las personas que denominamos mal encaradas, precisamente porque en sus rostros nunca se perfila una sonrisa.

Pero el tema actual es el significado que puede tener la sonrisa o su ausencia en una figura central de la política mundial. Muchos han sido los comentarios, en esta era mediática, sobre las diversas expresiones faciales del Papa Francisco en sus encuentros con algunos de los jefes de Estado con los que se ha reunido, y como todos pretenden ser expertos en semiótica, se emiten juicios de lo que podría ser una simpatía o una antipatía para ciertas formas políticas de gobierno.

No pretendemos erigirnos en intérpretes del significado de las diversas expresiones del Papa en sus encuentros con los hermanos Castro, Cristina Kirchner, Macri, Maduro y Trump, porque son sólo fotos de un momento determinado del que desconocemos el contexto, más bien queremos referirnos a la importancia que ha tenido, en la larga historia del Vaticano, el carácter hierático de la majestad pontificia.Screen Shot 2017-05-29 at 9.03.59 AM
El Papa tiene dos roles muy distintos: el del jefe del Estado de la Ciudad del Vaticano y el de la máxima autoridad de la religión católica. Como jefe espiritual, la sonrisa beatífica es fundamental para los feligreses, y así lo expresó muy bien el Papa Roncalli. Como jefe de estado, Pio XII no repartía muchas sonrisas, tal vez porque le tocó una época histórica terrible. El Papa que si se ganó la simpatía de todos, no sólo de los católicos, fue sin dudas Juan Pablo II.

No sabemos a ciencia cierta que pretende expresar Francisco con su sonrisa, si es una actitud simplemente humana de bonhomía, o es un mensaje críptico de naturaleza política. En todo caso, es importante reconocer que el rol de mediador que puede tener el Vaticano es muy importante, como lo fue en el caso del canal del Beagle y tal vez, para seguir desempeñándolo, lo mejor sería volver a la sonrisa beatífica de Juan XXIII.