EDITORIAL @analitica | La última cumbre de los no alineados

Screen Shot 2016-09-14 at 11.12.06 AMSEPTIEMBRE 14, 2016

 

El movimiento de los no alineados fue creado en 1961 por tres importantes líderes de la época Nehru, Nasser y Sukarno. El objetivo manifiesto era el de crear un mecanismo que permitiera a los Estados distanciarse de la entonces dominante guerra fría.

Con el pasar del tiempo y sobre todo después de culminada la confrontación entre la Unión Soviética y EEUU en 1989 por el desmoronamiento del comunismo en Europa, el movimiento de los no alineados perdió su principal razón de ser.

Con el pasar del tiempo se ha intentado revitalizar un organismo que no tiene mucho sentido, sobre todo, por el número creciente de países que lo integran, 120 a la fecha, y por las contradicciones políticas existentes entre mucho de ellos.

Ahora los temas que prevalecen en esas reuniones son la defensa de las Naciones Unidas como foro principal del diálogo entre las naciones, la necesaria reforma del Consejo de Seguridad, anacrónico residuo de la culminación de la Segunda Guerra Mundial, la no intervención en los asuntos internos de los paises miembros, el desarme nuclear, a pesar de que uno de sus miembros,Corea del Norte, sostenidamente hace caso omiso de ese propósito, el respeto a los derechos humanos y la búsqueda de la paz mundial.

Como se puede observar son temas comunes al llamado grupo de los 77 en el seno de la ONU y por lo tanto no agregan nada a lo que ya tiene su foro natural en la ONU.

Lo que sí tiene este tipo de evento es la presencia de un número considerable de Jefes de Estado, de gobierno o Ministros de Relaciones Exteriores que le dan realce al país anfitrión. Por ejemplo, en la anterior cumbre que se realizó en Teherán, asistieron 24 presidentes, 3 reyes, 8 primeros ministros, 50 cancilleres, y el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban KI-Moon.

La cumbre de Margarita se evaluará, no por los resultados, ya que esos serán como siempre, las mismas declaraciones de principio de las cumbres anteriores, sino por el nivel de los participantes. Cuando se dice erróneamente en la prensa que solo asistirán 11 países, se confunde con lo que puede ser  el nivel de los representantes asistentes y no el de los países participantes.

Las delegaciones de la mayoría de los miembros  asistirán  a la Cumbre de Margarita, lo que no luce probable es que el nivel de sus delegados sea parecido al de Teherán y en eso se medirá el éxito o el fracaso de el desproporcionado esfuerzo del gobierno venezolano de lograr un vigoroso respaldo internacional, que les lance un salvavidas para evitar el hundimiento fatal.

Como en la comedia de Shakespeare Much a do about nothing, erróneamente traducida como la comedia de las equivocaciones, en la Cumbre no se logrará nada impactante que cambie el curso inexorable de los acontecimientos mundiales y mucho menos el venezolano.