Editorial @analitica | Muera la inteligencia y viva la muerte