EDITORIAL @analitica | ¿Por qué Kim Jong-un sí y Maduro No?

MARZO 12TH, 2018Screen Shot 2018-03-12 at 9.46.02 AM

La impestiva respuesta de Trump a la invitación que le hizo el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, para iniciar un diálogo, ha llamado la atención en todo el mundo. El presidente de los EEUU dejó una vez más descolocados a sus principales asesores estratégicos y reaccionó como lo que quiere ser, un negociador.

¿Le saldrá bien la jugada?, eso sólo lo dirá el tiempo pero, por ahora, pareciera que le va bien, porque su línea dura obligó a Kim Jong-un a pedir diálogo o, también es posible que este subió la apuesta con lo de las armas nucleares y está dispuesto, como Irán, a detener esas actividades a cambio de que le quiten las sanciones económicas.

Se podría imaginar que Maduro estaría pensando el porqué con el otro mandatario sí está dispuesto a hablar y con él no. La respuesta en este caso sería obvia, el coreano dispone de la bomba atómica y aquí, en Venezuela, no.

De nuevo observamos cómo la geopolítica determina las grandes decisiones mundiales. Corea del Norte cede porque China no está dispuesta a jugarse el todo por el todo para apoyar a la dinastía Kim Jong-un, que al igual que Fidel Castro, pretendía usar la amenaza nuclear contra los EEUU.

En el caso venezolano, para Trump endurecer su posición contra Maduro le genera dividendos internos, ya que en eso andan de acuerdo republicanos y demócratas, y además,  le permite establecer un nuevo tipo de relaciones con una América Latina y caribeña que dan muestra evidente de que no quieren que la situación actual de Venezuela se siga deteriorando, porque traería consecuencias perniciosas para la paz y la seguridad regional.

Por esas y otras razones se pudiera ver con pocas posibilidades de éxito la misión de Rafael Lacava a Estados Unidos, porque las sanciones no pareciera que se van a retirar hasta que el Gobierno venezolano cambie su actitud de rechazo a las sugerencias hechas por representantes de la comunidad internacional, en las negociaciones que se llevaron a cabo en República Dominicana.

Hoy, la actitud pugnaz del régimen y su desafío verbal a las propuestas de la comunidad internacional parecieran sólo tener solución si el Presidente Nicolás Maduro entendiera lo que estaba tras el mensaje de Tillerson.

El diálogo con Corea probablemente se iniciaría en mayo, fecha establecida por el Gobierno para perpetuar a Maduro en la presidencia. Se verá que señalan los idus de Mayo.