EDITORIAL | Banco Madrid, refugio de figuras del chavismo para blanquear

Mundo16/3/2015

Venezuela encabeza la lista de países más corruptos de Latinoamérica, como corroboran los informes de Transparencia Internacional. Es una de las penosas consecuencias de la gestión del régimen chavista. Pero noticias como la que hoy publicamos dan la medida exacta de hasta qué punto algunos de sus dirigentes se llenan los bolsillos de forma ilícita a la vez que el país se sume por el agujero de la crisis económica, la desigualdad y el desabastecimiento de productos básicos.

Tal como revelamos, al menos media docena de altos cargos y empresarios ligados al círculo más próximo de Hugo Chávez están siendo investigados por blanquear fondos a través del Banco Madrid, la filial española de la Banca Privat d’Andorra (BPA) intervenida días atrás por cooperar con organizaciones criminales en lavado de dinero. Así se recoge en el informe sobre el Banco Madrid abierto por el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) -dependiente del Ministerio de Economía-, que fue remitido a la Fiscalía. El expediente descubre la operativa de este banco, quediseñó toda una estrategia que, como mínimo, facilitaba captar fondos procedentes de actividades delictivas. Los gestores de la filial del BPA deberán responder por un asunto tan grave. En cuanto a Venezuela, el actual Gobierno de Maduro está obligado, antes que nada, a dar muchas explicaciones. Sus habituales salidas de tono denunciando ‘conspiraciones mundiales’ sólo abundarían en mostrar la naturaleza corrompida del chavismo.

Los nombres señalados por el Sepblac nos sitúan en la misma ‘guardia de corps’ de Chávez. Destacan nada menos que el ex viceministro de Energía de Venezuela, Nervis Gerardo Villalobos, elex viceministro de Seguridad Ciudadana, Alcides Rondón, o el ex director de Seguridad del régimen, Carlos Luis Aguilera. Este último, por ejemplo, participó estrechamente junto al llamado ‘Líder Eterno’ en su fallido intento de golpe de Estado de 1992. La investigación en marcha ofrece claros indicios de que todos usaron su posición de poder para hacer negocios al margen de su pueblo y, sobre todo, para recibir sobornos millonarios o comisiones en turbias operaciones del régimen a cambio de concesiones y adjudicaciones de obras. Yesas mordidas habrían sido blanqueadas a través de cuentas del Banco Madrid, aprovechando la laxitud de esta entidad y sus brazos abiertos a la hora de captar fondos y patrimonios de cualquier naturaleza y procedencia -muchos gestionados a través de Sicav-. Además de políticos, en la lista aparecen empresarios tan destacados como Omar Farias, que administra en España una sociedad de inversiones, y sospechoso de enriquecimiento ilícito gracias a sus redes con la cúpula bolivariana.

Las fuentes policiales consultadas por EL MUNDO consideran inaudito que Banco Madrid no realizara un seguimiento especial de estos clientes y, sobre todo, que no cumpliera con su obligación de comunicar al Sepblac actuaciones sospechosas cuando, por ejemplo, la entidad llegó a bloquear una operación de 13 millones del mencionado empresario Farias, sin realizar al mismo tiempo ninguna investigación ni poner en conocimiento de las autoridades competentes las posibles irregularidades detectadas. La Comisión de prevención del blanqueo, de momento, ya ha abierto expediente por “infracciones graves y muy graves” a los miembros del Consejo de la entidad. Ese ‘modus operandi’ de cerrar los ojos y no preguntar nada a los clientes tanto del BPA como de su filial española les habían convertido en una entidad mundialmente famosa por su opacidad. No extraña así que la familia Pujol decidiera cambiar el Andbank -otro banco andorrano- por el BPA para ocultar durante años al Fisco parte de su fortuna.

Cabe destacar que el Banco de España inició ya el año pasado una inspección sobre Banco Madrid de enorme ayuda para el Servicio antiblanqueo. La iniciativa contribuye, sin duda, a generar confianza entre la ciudadanía en las instituciones económicas. Una situación en las antípodas del triste escenario de Venezuela, donde hace semanas se supo por la ‘Lista Falciani’ que el Gobierno de Chávez ocultó al menos 15.000 millones de euros en el HSBC suizo, y ahora empezamos a conocer las tramas de sus prebostes para blanquear. Parece que el ‘socialismo del siglo XXI’ bolivariano se articula peligrosamente sobre las ansias cleptómanas de sus ideólogos.

Screen Shot 2014-12-23 at 7.49.02 AM

Los protagonistas

Los seis jerarcas implicados

Alcides Rondón

Ha sido un todoterreno en el Gobierno de Chávez. Aunque su paso fuerte fue como viceministro de Seguridad Ciudadana, también formó parte del Ejecutivo como vicecanciller para Asia,Medio Oriente y Oceanía y llegó a ser canciller en funciones. Antes, Rondón desempeñó el cargo de viceministro deInformación y Comunicación. En todos los casos, los nombramientos de ambos fueron difundidos por Chávez, con su peculiar estilo, en su programa dominical Aló, Presidente.

Al margen de estar al frente de las fuerzas de seguridad (donde hay unidades consideradas y calificadas de paramilitares), a su disposición estaba también el control de dos satélites de telecomunicaciones. Su capacidad de estar al corriente de los movimientos telefónicos era por tanto enorme. Y eso le daba una potente presencia en el seno del grupo fuerte chavista. Alcides Rondón es general del Ejército retirado y coincidió con Chávez en la academia militar. Está bajo sospecha por su implicación con una empresa panameña que realizaba oscuras operaciones, ahora bajo la lupa judicial.

Javier Alvarado

Fue viceministro de Desarrollo Eléctrico y dirigió Bariven, la filial dePetróleos de Venezuela. También estuvo al frente de Electricidad de Caracas, donde se vio inmerso en una polémica por la compra de la deuda a una sociedad estadounidense.

A partir de 2000 fue gerente de RRHH de Pdvsa (Petróleos de Venezuela). También desempeñó el cargo de gerente general dePdvsa Occidente, fue director de Intevep (Instituto de Tecnología Venezolana para el petróleo) y casi inmediatamente después presidente del instituto dedicado a las investigaciones en el sector petrolero.

En 2007 se encarga de la presidencia de la Electricidad de Caracas. En 2011, el periodista Juan Carlos Zapata denunciaba los presuntos sobreprecios en los megacontratos con multinacionales españolas para las grandes obras eléctricas que llevan a cabo. Luego regresó a Pdvsa como presidente de Bariven y después volvió a Intevep. Desde entonces se desconoce de su paradero, mientras al menos tres denuncias en su contra cursan en la Fiscalía.

En 2012, la Fiscalía le acusaba por malversación de fondos y fraude a la Administración en relación con un cobro irregular a la empresaTelefónica del Perú que ascendía a más de 3 millones de soles, en 2002, cuando Alvarado era alcalde del distrito de Lunahuaná.

Nervis Villalobos

Fue viceministro de Energía y presidente de una empresa estatal. Bajo su responsabilidad circularon todas las inversiones, tanto internas como externas, relacionadas con los recursos naturales, en un país tan rico en petróleo.

Una demanda presentada en 2013 en una corte federal de Nueva York por el ex subsecretario de Estado de Estados Unidos Otto Reich alega que una empresa que fue favorecida con contratos millonarios en el sector eléctrico habría pagado sobornos a altos funcionarios de ese país, entre quienes se encontraría también el director de la petrolera oficial Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Rafael Ramírez.

Carlos Aguilera

Ex jefe de los servicios de inteligencia de Venezuela, era una persona de la máxima confianza de Chávez, con el que participó en el fallido golpe de Estado de 1992. Capitán retirado, fue también su guardaespaldas y miembro de su primer anillo de seguridad.

Cursó estudios de Ingeniería en Sistemas (aunque no los acabó). Junto con otros cuatro militares, formó el “primer anillo de seguridad” del fallecido presidente venezolano. Fue el último director de la Disipantes de que se creara el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Figura como empresario que ha podido tener relación con una Unión Temporal de Empresas (UTE) españolas que participó en la rehabilitación de la línea 1 del metro de Caracas, y que está ahora mismo bajo el manto de la sospecha.

Omar Farias

Su nombre se rodea de polémica. Ya en 2009 apareció en un amplio listado de empresarios sospechosos, vinculados con altos cargos del Ejecutivo, por enriquecerse en una trama vinculada con banca, licencias, importaciones y tráfico de influencias.

Su empresa Seguros Constitución se ubica entre las cinco más importantes de Venezuela. La empresa fue creada en el 2005, después de que Farías dejase de ser un mero corredor de seguros para pasar a controlar la empresa Sofitasa y cambiarle el nombre a Constitución. En el 2007, decide internacionalizar de la empresa, logrando expandir sus negocios a Ecuador, República Dominicana y Panamá.

Rafael Jiménez

Formó parte de la dirección de la petrolera estatal PDVSA, una empresa no sólo fundamental para la economía del país, sino que también ha sido y es estratégica en la política implantada por Chávez y continuada por Maduro.