EDITORIAL — ‘Cisne negro’ fiscal de Trump

25 DIC 2017Screen Shot 2017-12-25 at 11.09.16 AM

La enorme rebaja de impuestos trastocará la política monetaria, disparará el déficit a diez años y tendrá consecuencias para el euro

La rebaja de impuestos propuesta por Donald Trump y aprobada por las Cámaras de Estados Unidos es un reflejo del carácter megalomaniaco del presidente y su despreocupación por asuntos tan graves como la desigualdad y la protección social de sus conciudadanos. La caída impositiva es de 1,5 billones de dólares en diez años, sobre todo en el impuesto de sociedades (del 35% al 21%, un regalo para las grandes empresas). Incluye además beneficios fiscales descarados para la inversión inmobiliaria (el mercado de Trump). Una comparación lo dice todo: el paquete fiscal supondrá una reducción anual de impuestos de 50 dólares para las rentas más bajas y de 3.440 dólares para las altas.

Por muchas (y peligrosas) razones, el plan es un cisne negro, un desatino que tendrá consecuencias perniciosas en el próximo decenio. Para empezar, porque aumenta la desigualdad hasta límites de tensión social propias de la Gran Depresión. Trump no solo ataca el Obamacare sino que perdona (y se perdona) la carga fiscal a las grandes empresas a cambio de mantener la presión sobre las rentas medias y bajas. Recuérdese que la intelligentsia empresarial estadounidense (Soros, Rockefeller, Buffett) ha deplorado el plan por injusto, contraproducente y dañino para los intereses sociales.

No se entiende un programa de estímulo fiscal en una fase de crecimiento sólido. La reducción faraónica de impuestos casi garantiza un aumento desorbitado del déficit público en cerca de 1,5 billones de dólares en diez años; de forma que la política monetaria tenderá a endurecerse, acelerando las pautas fijadas por Yellen, para compensar la amenaza de déficit. Por la vía de financiación exterior de un gigantesco déficit y por la de un endurecimiento de la política monetaria, otras áreas (como la del euro) acabarán pagando las consecuencias. Este es el cisne negro fiscal que regala Trump a la economía mundial.

EDITORIALES ANTERIORES