Share this:

" />
EDITORIAL Dedocracia corrupta -Teodoro Petkoff | TalCual Miércoles 14 de Agosto de 2013

Screen Shot 2013-08-14 at 6.46.19 AMMaduro anuncia una cruzada contra la corrupción. Enhorabuena. Pero la casualidad ha querido que en estos mismos días su partido, el PSUV, se vea envuelto en una maraña de protestas y reclamos provenientes de sus bases populares y de sus propios aliados contra la imposición, precisamente por Maduro y el resto del cogollo, de candidatos a alcaldías y concejos municipales. Esta imposición dedocrática constituye también una forma de corrupción; política en este caso. Designar candidatos ajenos a los municipios configura un desprecio absoluto por los militantes locales del PSUV. Cuando se nombra a Winston Vallenilla, al “Potro” Álvarez o a Magglio Ordóñez, por mencionar a tres de los más famosos paracaidistas, como candidatos en Baruta, Petare y Puerto La Cruz respectivamente, se le está propinando una bofetada al PSUV de esos sitios, una bofetada a los militantes y simpatizantes, a los cuales se les está diciendo bastante explícitamente que entre ellos no hay nadie que sirva para ocupar tales cargos. Pero no se trata sólo de lanzar algunos pocos paracaidistas en ciertas y determinadas localidades sino que el abuso del cogollo ha llegado en algunos estados hasta a designar casi todos los candidatos. 

En Trujillo, por ejemplo, de 20 alcaldías, el cogollo dedocrático impuso 16 candidatos, ignorando completamente a aquellos que habían sido seleccionados por la base. Por una de esas picardías en que se complace la historia, la gente de Trujillo le informa al gran cruzado contra la corrupción que de los 16, once han desfalcado a sus municipios. 

Es difícil que esta situación pase a mayores porque al final se impondrá el peso de la dirección y su capacidad para la marramucia, pero es reveladora de lo lejos que ha llegado el PSUV en su distanciamiento de los preceptos supuestamente revolucionarios de los cuales se ufana. El PSUV no sólo maltrata a sus propias bases sino que hace lo mismo con sus aliados, que se han sentido obligados a lanzar también candidaturas paralelas. La política, ya se sabe, es impensable sin partidos políticos. La política revolucionaria, de igual manera, es inconcebible sin una organización revolucionaria. Revolucionaria no sólo por la línea de acción política y el pensamiento teórico que ésta determina, sino revolucionaria también por su modelo organizativo. Un partido que se diga revolucionario pero desprecia a sus bases militantes es una estafa. 

En el caso del PSUV no ha habido vigor para enfrentar la vieja tradición partidista venezolana, caracterizada, precisamente por el verticalismo y el poder interno concentrado en el cogollo cuando no solamente en el secretario general; línea contraria, por cierto, a la adoptada por la MUD. Se autodefinió el partido de Chávez como una fuerza “participativa y protagónica”, para significar tanto la participación como el protagonismo de todos sus integrantes en las decisiones que los involucran. Pues bien, nada de eso hay. El PSUV es la misma miasma, donde todas las decisiones se toman sin consulta alguna a quienes deben aplicarlas. Otros partidos venezolanos se tomaron alrededor de un cuarto de siglo en entrar en decadencia. En cambio, bien pocos años tardó el PSUV en degradarse e iniciar su irreversible marcha hacia la irrisión.