EDITORIAL Errejón debe explicarse

La credibilidad de los dirigentes de Podemos pasa por demostrar una ética a toda prueba

Íñigo Errejón, figura importante de Podemos, hizo compatible su trabajo como investigador contratado por la Universidad de Málaga con la dirección de la campaña de Podemos a las elecciones de mayo y con otras muchas tareas políticas posteriores. No es la primera ocasión en que se plantean dudas legales en materia de compatibilidades, pero sorprende que esto afecte al dirigente de una formación que ataca frontalmente los abusos ajenos, tilda de mayordomos de los privilegiados a los representantes de otros partidos o reduce las tensiones de la sociedad española a una división entre oligarquía y democracia.

Si a ello se une que el trabajo por el que Errejón está contratado ha sido dirigido por un amigo y compañero de partido, y que la Junta de Andalucía —financiadora de la investigación junto con la UE— no lo ha recibido, es evidente que Errejón debe dar explicaciones. De momento ha dicho que le parece normal que la Junta de Andalucía no disponga del trabajo, porque esto se entrega “al final”, lo cual no convence a la Junta, que pide cuentas. El hecho de que anteriores cargos políticos del Ejecutivo andaluz estén implicados en un escándalo de corrupción de tiempos pasados no puede ser excusa para que ahora se eludan las reclamaciones por pagos supuestamente sospechosos de dinero público.

Es probable que Errejón sea objeto de un escrutinio particularmente intenso de su persona, pero no puede pretender que no se haga cuando él y sus compañeros descalifican continuamente a los demás, muchas veces en términos apocalípticos. La exposición mediática de los dirigentes de Podemos ha vuelto los focos hacia ellos. También sorprende que Pablo Iglesias, el secretario general de Podemos, haya cancelado su presencia en un programa organizado por Telecinco para esta noche, negándose a aceptar el formato con el que ya han participado en ese espacio políticos de otros sectores, como el ministro de Hacienda o el secretario general del PSOE.

Podemos es una opción construida, entre otros elementos, sobre la base de un inteligente aprovechamiento de los medios, en particular de determinados programas de televisión y de las redes sociales. Llama poderosamente la atención la brusca política de silencio adoptada por parte de quienes habían demostrado tanta habilidad en materia de comunicación.