Share this:

" />
Editorial – Hay que votar si no quieres dictadura

Screen Shot 2013-12-02 at 8.18.38 AM Ahora más que nunca los venezolanos deben recordar las primeras estrofas de nuestro himno nacional: “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó”

Las elecciones del 8 de diciembre no son una elección más, son una prueba de resistencia frente a un régimen que decidió quitarnos la condición de ciudadanos para convertirnos en súbditos de una nueva dictadura. 

El comportamiento bárbaro y fuera de la ley que ha asumido un atemorizado régimen siguiendo pautas y métodos que dieron resultado en Cuba no serán suficientes para doblegar el espíritu indómito de la gran mayoría de los venezolanos que supieron en su momento sacudirse el yugo de la dictadura y del militarismo. 

Los actos de violencia, cada día más frecuentes, con los que intentan atemorizar a la población para que no salga a votar en masa y les propine una derrota contundente, son prueba que las elecciones si tienen importancia, los afectan y las temen. 

Abstenerse por miedo, por creer que no vale la pena votar o que nos van a robar de nuevo, no son argumentos en un momento en que hacerlo es precisamente uno de los más importantes instrumentos que tenemos los ciudadanos para darle, como se dice en criollo, un parao al intento de convertir a nuestros país en una dictadura como la que impera en Cuba desde hace más de 50 años. 

Ahora más que nunca los venezolanos deben recordar las primeras estrofas de nuestro himno nacional: “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó”. 

Así qué ninguno que se considere a sí mismo como un ciudadano de la República de Venezuela que fue la que heredamos de nuestros libertadores puede dejar de votar el 8 y permitir que lo sometan al yugo que pretende imponernos el castromadurismo. 

Si no votas el 8 de diciembre y el régimen se sale con la suya, habrá que recordar lo que le dijo Aixa al Sultán Boabdil cuando lo vio llorando por haber perdido a Granada. “Hijo, no llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: www.analitica.com