Editorial |ı| La memoria que condenará al PSUV |ı| Una masacre y la historia

JUEVES 8 DE MARZO DE 2018Screen Shot 2018-03-08 at 12.25.46 PM

El cadáver de Oscar Pérez, contra la voluntad del oficialismo y su máxima expresión Nicolás, sigue resucitando como los fantasmas en los castillos abandonados. Ludovico, por ejemplo, era un fantasma inventado por Miguel Otero Silva que habitaba en una villa de Arezzo (hermosísima ciudad italiana) y que, para terror y risas de los invitados, aparecía a altas horas de la noche, anunciando su llegada con un escalofriante arrastrar de cadenas. Hasta Gabriel García Márquez, el Gabo, supo de esos terrores y dejó para la memoria colectiva una nota precisa sobre las actuaciones nocturnas de Ludovico.