EDITORIAL |ıııııııııııı| Cuenta atrás en la investidura

Screen Shot 2016-02-23 at 8.45.54 AM23 FEB 2016

La negociación PSOE-Ciudadanos ha espoleado a otros actores políticos

En la recta final de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, los dirigentes de Podemos han abordado la reunión con el PSOE, Compromís e Izquierda Unida bajo la idea de mostrar un gran interés por el pacto con estos partidos. Esa nueva fase de exploraciones políticas, destinada a ensanchar la base de apoyo a la eventual investidura, contrasta con los condicionamientos previos de Pablo Iglesias y los mensajes de que cualquier intento socialista de apoyarse, a la vez, en Podemos y en Ciudadanos podría hacer fracasar una negociación de por sí muy difícil. En todo caso, es evidente que las conversaciones llevadas a cabo entre PSOE y Ciudadanos han espoleado a los otros actores políticos, hasta el punto de que Podemos retira el veto a Ciudadanos.

Pero las dificultades siguen siendo grandes. Para que Pedro Sánchez sea investido hace falta que le apoyen o se abstengan el Partido Popular o Podemos. Que esta última formación deje paso libre a Sánchez, sin participar en su posible Gobierno, sería contradictorio con el tajante planteamiento previo sobre la obtención de una fuerte cuota de poder dentro de la coalición. Lo mismo que resulta ingenuo pensar que el PP, al fin y al cabo la fuerza más votada del 20-D, dejará paso franco a Sánchez sin negociación.

Lo más positivo de las conversaciones entre PSOE y Ciudadanos es que han creado una dinámica que cambia el rumbo derrotista de la política española hacia la inexorable repetición de las elecciones por exceso de bloqueos mutuos. Bienvenidos sean los intentos de explorar las combinaciones posibles en el tiempo útil que queda hasta las votaciones de investidura. Sin embargo, los actores políticos no deben levantar falsas expectativas. Este país necesita un pacto muy serio y un Gobierno estable, no gestos destinados a la galería ni frivolidades tácticas.

EDITORIALES ANTERIORES

Propuesta innegociable (17/02/2016)

Negociación abierta (09/02/2016)

Mayoría para gobernar (19/01/2016)

Screen Shot 2016-02-23 at 8.50.29 AMLAS NEGOCIACIONES PARA FORMAR GOBIERNO

Rivera supedita el pacto con el PSOE a 5 reformas constitucionales

Rivera incorpora la línea roja de una reforma constitucional exprés para acabar con los aforamientos

Albert Rivera ha exigido este lunes para pactar con el PSOE que un hipotético acuerdo de Gobierno recoja una reforma constitucional exprés que incluya cinco puntos: la supresión de la figura de los aforamientos; facilitar las iniciativas legislativas populares, bajando de 500.000 a 250.000 las firmas necesarias para impulsarlas; la despolitización de la justicia; la supresión de las diputaciones; y limitar los mandatos a ocho años para el presidente del Gobierno.

La formación quiere que esos cambios se hagan en los primeros tres meses de legislatura. Para que eso ocurra sería necesaria la participación del PP, que tiene mayoría absoluta en el Senado, y, por tanto, capacidad de bloqueo para cualquier reforma constitucional. Rivera va quemando etapas de su hoja de ruta: intenta cerrar un acuerdo con el PSOE para luego negociar la abstención del PP en la votación de investidura de Pedro Sánchez.

Los dirigentes de Ciudadanos, según fuentes de su Ejecutiva, esperan que Sánchez dé una respuesta definitiva esta misma tarde. Si el líder de los socialistas no acepta incluir esos cinco puntos en el acuerdo, la formación emergente dará por acabadas las negociaciones, según estas fuentes.

Las propuestas de Rivera son similares a las que defiende el PSOE. La supresión de las diputaciones es el único elemento en el que no hay unanimidad entre los socialistas. No hay razones de fondo para que el PSOE se oponga a las reformas constitucionales que propone  Rivera, según fuentes socialistas conocedoras de los detalles de la negociación. Las cinco propuestas forman parte del cuerpo programático de los socialistas, si no en su totalidad, sí en muy buena parte.

La supresión de las diputaciones puede ser el asunto más controvertido porque no hay un criterio unánime en el PSOE, aunque en el programa electoral de Alfredo Pérez Rubalcaba (2011) figuraba esa medida. El acuerdo podría contar con un apoyo mayoritario de los afiliados del PSOE. Ciudadanos deja fuera de su demanda de supresión a las diputaciones forales del País Vasco y Navarra, que nada tienen que ver ni por composición, ni por forma de elección, así como a los cabildos de las islas Canarias.

Aforamientos

La supresión de los aforamientos puede ser aceptada por el PSOE en su empeño de no dejar un resquicio a la crítica en la regulación de la vida política y de sus miembros. Nada de privilegios para los parlamentarios y cargos públicos es una de las máximas de Pedro Sánchez. La limitación de los cargos gubernamentales a ocho años, y desde luego del presidente del Gobierno, es plenamente asumida por los socialistas e incluso esta propuesta formó parte de la negociación entre el PP y el PSOE contra la corrupción, que, finalmente, no fraguó.

Esa medida de limitación de mandatos la defendió el PSOE antes y también ahora. La reducción de las firmas a la mitad de las iniciativas legislativas populares es también aceptada, así como la despolitización de la justicia. Las propuestas podrían incluso haberlas ofrecido el PSOE a Ciudadanos. En cualquier caso, fuentes de la negociación no dan nada por seguro. “Hay acuerdos que han durado diez horas, como el de los aforamientos”, explican.

No puede haber un Gobierno de España que no asuma estas reformas, ha dicho Rivera. Sé que no es fácil, pero no queda otra, por lo menos para contar con un partido que pide cambio, reformista, ha continuado. Queremos que se cierre un Gobierno limpio de corrupción, sensato y reformista, que cumpla los objetivos de déficit, que no machaque a impuestos a la clase media y trabajadora, y que garantice la unión de los españoles.

PSOE y Ciudadanos negocian desde hace más de dos semanas. La negociación, según Rivera, debe cerrarse en un sentido u otro en las próximas horas. Las dos formaciones siguen separadas por sus propuestas de reforma del sistema fiscal, laboral, institucional y económico, pero negocian contrarreloj, con reuniones entre sus equipos de especialistas, pero también entre los líderes, como ocurrió el lunes, cuando Pedro Sánchez y Albert Rivera se vieron en secreto. En todos esos aspectos, según fuentes consultadas, ha habido “avances significativos”. Sin embargo, los dos partidos no suman los suficientes votos para hacer presidente al socialista. Necesitan la participación de un tercero: o el PP, con el que el PSOE se niega a negociar, o Podemos, que es incompatible con Ciudadanos.