EDITORIAL »»»»»»»»» La empatía de Francisco

Es positivo que el Papa proponga una nueva aproximación de los católicos a las mujeres que abortanScreen Shot 2015-09-01 at 6.53.51 PM

Nuevamente el papa Francisco ha realizado un anuncio que, si bien no cambia la doctrina católica, presenta un punto de vista sustancialmente diferente de la Iglesia respecto a un tema de amplio y encendido debate social como es el aborto.

El anuncio de que a partir de diciembre y hasta noviembre de 2016 los sacerdotes —y no únicamente los obispos, como hasta ahora— podrán absolver a las mujeres que hayan abortado y quieran confesarlo es, a primera vista, un asunto de régimen interno de la Iglesia católica. El aborto es una práctica legal —con más o menos restricciones— en la mayoría de los países del mundo. Que el representante de una religión decida variar un procedimiento que no tiene consecuencia legal alguna como es el perdón de los pecados puede parecer un tema secundario sin mayor trascendencia; pero en el caso de la Iglesia católica no es así. Se trata de una institución de un peso indudable en las discusiones que se han producido en numerosos países respecto a la legalización o modificación de las leyes relativas a la interrupción del embarazo. España, Irlanda, Polonia y Chile, por citar algunos casos, son buenos ejemplos.

Bergoglio invita a los católicos a una nueva aproximación a la mujer que decide abortar. El Papa huye del lenguaje condenatorio en un ejercicio de empatía que sorprende por su novedad. Y en este sentido es una buena noticia, porque en cualquier planteamiento de una cuestión tan polémica siempre son bienvenidas las voces autorizadas que invitan a ponerse en el lugar del otro, y no a condenarlo.

Editoriales anteriores

El Papa conquista América (13/07/2015)

Francisco el ecologista (20/06/2015)

Francisco contra los lobos