Share this:

" />
EDITORIAL Legitimidad de origen y de ejercicio

Screen Shot 2014-02-23 at 8.14.09 AMViernes, 14 de marzo de 2014

En esta época turbulenta es bueno recordarle a algunos mandatarios latinoamericanos, en particular a aquellos que tanto admiran a Fidel Castro, que legitimidad de origen es una cosa y legitimidad de ejercicio es otra

La legitimidad de origen proviene de elecciones libres mientras que la de ejercicio se basa en ejercer el poder con apego al Estado de Derecho y en lo que internacionalmente se reconoce como gobierno democrático.

Desde hace tiempo la comunidad internacional de naciones le ha dado mayor importancia a la legitimidad de origen que a la de ejercicio. Así hemos visto que, frente a gobiernos producto de elecciones —incluso a veces cuestionadas— se hacen la vista gorda ante el irrespeto de los gobiernos así electos del Estado de Derecho y de los Derechos Humanos.

En el caso de Venezuela, muchos de los gobiernos del hemisferio se interesan sólo por su legitimidad de origen producto de elecciones, en su mayoría cuestionadas por la ampliamente alegada existencia de fraudes. Parece no importarles que, en el ejercicio del poder, desde hace 15 años, el gobierno ha hecho que desaparezca el Estado de Derecho y viola constantemente los derechos humanos. Siguiendo lo que dice el jurista Jacob Talmon en Venezuela hay una “democracia totalitaria”.